¿Qué considerar para lograr buenos acabados de pintura?

Pintar va más allá de solo agregar color a las paredes, está relacionado con lo que queremos que nuestra casa transmita y eso significa hacer una elección consciente del tono, el brillo y la textura que buscamos. También es una forma aumentar el valor del inmueble y de proteger el interior de nuestros espacios, dado que la pintura refuerza las superficies e incluso ayuda a prevenir la aparición de hongos y gérmenes, según la marca o el producto que elijamos.

Pero para conseguir el efecto deseado, es importante lograr buenos acabados de pintura, y esto se demuestra a través de paredes libres de manchas, grietas, humedad y desprendimientos. A continuación, compartimos algunas prácticas para obtener resultados delicados, limpios y profesionales.

8 consejos para buenos acabados de pintura en paredes

1. Elegir pintura de calidad

Puede parecer algo obvio, pero a veces por querer ahorrar un poco de dinero nos inclinamos por productos de baja adherencia, difíciles de secar y que no reflejan el color elegido. Es por eso que, antes de hacer la compra, debemos acercarnos a expertos y explicarles qué es lo que queremos conseguir.

Actualmente, hay pinturas que, además de ser de larga duración, no ocasionan alergias, no dañan el medio ambiente, alcanzan alta cobertura con una mano, resisten la decoloración y tienen excelente lavabilidad. Sin embargo, también habrá que identificar las características de nuestros espacios, para seleccionar la más conveniente.

¿La lluvia cae directo en las paredes?, ¿tienen exposición directa a los rayos del sol?, ¿sufren constantes impactos o rayones? Entonces lo ideal es optar por pinturas que resistan la humedad, las altas temperaturas, que filtren los rayos UV, y que prevengan agrietamientos.

2. Preparar bien las paredes antes de pintar

Es posible que nuestras superficies cuenten con grietas, polvo, agujeros, pintura levantada, entre otras imperfecciones. Así que antes de comenzar a trabajar debemos repararlas para conseguir acabados limpios. Si necesitamos rellenar, un poco de yeso será suficiente. Solo hay que asegurarnos de que la capa no quede muy gruesa -apoyándonos de una espátula– y al secar se puede considerar pasar una lija que nos permita nivelar la pared y eliminar grumos.

Asimismo, hay que retirar manchas y suciedad con un paño húmedo, y dejar orear antes de agregar la pintura. De lo contrario, podrían asomarse las marcas si la pintura es muy clara, o no adherirse ni secarse bien si la superficie aún está húmeda.

3. Usa primer

Por lo general, las pinturas de calidad ya cuentan con una fórmula que las vuelve resistentes al polvo, manchas, abrasión y medio ambiente. Pero si queremos acabados de pintura para interiores aún mejores, entonces no puede faltar el primer. Estos hacen que la pintura adhiera mejor a la pared, tenga mayor cobertura y rinda más, dando como resultado acabados duraderos, la posibilidad de pintar sobre colores oscuros, ocultar rasgos de la superficie (manchas naturales, juntas o rayones) y tener menos absorción del producto, al disminuir la porosidad.

4. No aplicar mucha ni poca pintura

Cuando vayamos a empezar a pintar, hay que cargar la brocha o rodillo con el suficiente producto para cubrir bien la pared. Al aplicarlo no deben quedar rayones o manchas, ni haber escurrimientos o goteos, ya que esto reflejará que se colocó muy poca pintura o en exceso.

Para un acabado liso y uniforme, la idea es que los utensilios resbalen sin dificultad por la superficie y no dejen marcas indeseadas. Adicionalmente, hay que prestar atención en la compra de nuestros rodillos y brochas. Los hay en diferentes materiales, con cerdas naturales y sintéticas, así como de diferentes tamaños, por lo que debemos seleccionar aquellos que vayan acorde con el efecto que queremos lograr al pintar.

5. Empezar por el techo y las esquinas

Para lograr buenos acabados de pintura es ideal iniciar de esta forma, esto es principalmente para que las gotas que caigan en las paredes se puedan corregir después. En cuanto a las esquinas, es preferible rellenarlas primero con brocha y luego con rodillo, ya que así se difuminarán las marcas de las cerdas y obtendremos acabados más lisos. Posteriormente, ya podemos pasarnos a las paredes.

6. Sujetar bien la brocha y el rodillo

Hay que evitar presionar la brocha, ya que así depositará más producto del que se pueda necesitar. Además, se recomienda pintar con movimientos de arriba hacia abajo, o de izquierda a derecha (en el caso del techo), sin hacer cortes en medio, ya que podrían quedar divisiones o marcas más fuertes en esa zona.

En caso de usar rodillo, la técnica es desplazarlo en forma de W, y luego terminar de cubrir la pared con movimientos sutiles de arriba hacia abajo. De esta manera, nos aseguramos de que la pintura quede bien distribuida. Tampoco lo debemos presionar y siempre debe estar bien cargado de pintura para conseguir acabados uniformes. Dependiendo del área que se va a pintar, podemos usar un extensor de rodillo para llegar a las zonas altas y cubrir cualquier detalle.

7. Proteger marcos y bordes

Ahora bien, si hay enchufes o bordes que debemos rodear, estos deberán ser pintados usando solo las puntas de las cerdas. No obstante, previo a pintar hay que cubrir los zoclos, los marcos de las puertas y ventanas, y los interruptores con cinta de pintor para evitar manchas.

Una vez que terminamos, solo queda dar los detalles finales con una brocha más chica o usando pinceles. Cabe destacar que la cinta debe ser retirada antes de secar por completo, ya que corremos el riesgo de que se rompa o el pegamento quede marcado, lo que sin duda afectará el acabado final.

8 Dejar secar el tiempo suficiente

Finalmente, para conseguir acabados de pintura en paredes que sean de gran calidad es importante respetar el tiempo de secado. Si queremos aplicar una capa adicional de pintura, la recomendación es esperar de 2 a 4 horas y volver a empezar. En este caso, es importante aplicarla en la misma dirección que se hizo con anterioridad y no dejar ninguna zona descubierta, ya que se notará más clara una vez que haya secado por completo.

Ahora bien, si nuestra pintura está tardando en secar, probablemente no le estamos dando la ventilación correcta. Así que procuremos tener las ventanas y puertas abiertas en todo momento. Adicionalmente, prefiramos los días calurosos para hacer este trabajo, ya que la humedad de la lluvia o el frío retardan el proceso de secado.

Tips adicionales para mejorar el proceso de pintado

  • Los espacios a pintar deben estar bien iluminados, de esta manera notaremos aquellas áreas que no hemos cubierto bien, entre otros errores. También nos permitirá apreciar mejor el tono de color que hemos elegido y determinar si queremos mayor intensidad. Hay que preferir la luz natural, de lo contrario, habrá que tener toda la iluminación artificial necesaria.
  • Mover los muebles o cubrirlos con plástico y periódico evitará accidentes y reducirá el tiempo de limpieza. Junto con lo anterior, será necesario retirar los artículos decorativos que estén cerca del área que se va a pintar.
  • Adicionalmente, tendremos que remover los clavos de las paredes y rellenarlos para conseguir uniformidad.

Ahora que sabemos cómo obtener buenos acabados de pintura para interiores, solo queda elegir el color que más nos agrade y empezar a jugar con nuestros espacios.

Déjanos tu comentario