¿Qué colores para espacio de trabajo son indispensables?

Para la decoración de estudios u oficinas, es importante mantener ciertas características que nos permitan llevar a cabo nuestras labores de una forma más productiva y amena, como puede ser la iluminación, el mobiliario, el clima, la decoración y ciertos colores para espacio de trabajo.

En especial, se estima que existen cuatro factores determinantes para estimular la mente e incentivarla a trabajar con más productividad: zonas verdes, techos altos e iluminación y los colores.

Al respecto, los espacios rectangulares reducen la sensación de encierro en comparación con un diseño de habitación cuadrada, ya que el lugar suele verse alargado. También es importante considerar que las ventanas nos generan una impresión de escapar, así, al mirar por estas, creamos un efecto psicológico que funciona para descansar la mente y enfocarnos mejor al regresar la mirada hacia nuestras labores.

Junto con lo anterior, es muy importante tomar en cuenta los distintos colores para pintar un lugar de trabajo, buscando que sean armoniosos, que generen felicidad, bienestar, nos motiven o relajen. Este tema es clave al momento de diseñar y adaptar un espacio de trabajo, pues se vuelve fundamental crear atmósferas óptimas para trabajar en un ambiente ideal, donde se desarrolle al máximo la creatividad, productividad e imaginación.

¿Qué aspectos considerar sobre los colores para espacio de trabajo?

Al igual que con las prendas de vestir, la elección de colores en el diseño y decoración de un espacio puede cambiar totalmente la manera en que actuamos y nos relacionamos con el entorno físico y social.

Esto se ha evaluado en distintos lugares, como los estudios de medios de comunicación y salas de espera en hospitales, donde se integran objetos y decoraciones verdes para dar un aire de calma – alivio con la finalidad de reducir el estrés.

De tal forma, existen ciertos factores que debemos tomar en cuenta antes de elegir los colores para espacio de trabajo. A continuación, evaluamos algunos:

Zona de trabajo reducida

Si el espacio para laborar es de dimensiones pequeñas, es preferible integrar las tonalidades claras, para que no saturen visualmente los espacios. En específico, el color blanco ayuda a generar un efecto visual de amplitud y también permite iluminar mejor el lugar, así que es uno de los predilectos para agrandar espacios.

El tipo de actividad a realizar dentro del espacio

Es importante considerar qué labor se llevará a cabo en el centro de trabajo y en cada área, para que se acondicione acorde a la actividad. Por ejemplo, para el área creativa es necesario integrar colores para espacio de trabajo llamativos y alegres, como naranja, amarillo, rojo, azul y verde; para salas de juntas y reuniones con socios o clientes, se pueden utilizar los colores insignia de la empresa en menor medida y alguna tonalidad más sobria, como el gris, beige o blanco.

Identificar si se requiere un ambiente de alta concentración

Como se mencionó, hay ciertos espacios que tienen que adaptarse a las tareas que ahí se desarrollarán. En este caso, es necesario que ciertas áreas se acondicionen perfectamente si se necesita una mayor concentración para poder realizar las tareas.

El color rojo es funcional para este fin, aunque se prefiera para los centros deportivos y gimnasios porque se relaciona con acelerar las pulsaciones y estimular la activación física. De tal forma, se recomienda que se incorpore en elementos clave como las mesas o sillas de trabajo, pues esto mantendrá una mejor concentración y permitirá que se trabaje de forma activa, sin pausas.

Por otro lado, si se requiere estimular la creatividad, es importante considerar la aplicación de colores para espacio de trabajo vibrantes como el naranja y amarillo. El color blanco también funciona para incentivar un trabajo con más originalidad e ingenio, pues relaja la mente y permite la apertura hacia nuevas ideas.

¿Cómo se clasifican los colores?

Crear espacios llenos de armonía y revitalizadores, sin limitarnos a usar un solo color, debe ser el objetivo para la decoración del espacio. En este sentido, la combinación de colores puede cambiar y adaptar totalmente el lugar si se encuentra el balance ideal entre los colores cálidos y fríos, considerando las tonalidades de la pintura, el mobiliario, elementos u objetos decorativos.

Para ello, resulta importante conocer la siguiente clasificación de colores:

1. Colores cálidos

Son las tonalidades que se asocian a la luz del sol, con una gama que va desde el amarillo hasta el magenta. Al interior de una habitación, ayudan a transformar la atmósfera, creando un ambiente confortable, cálido, acogedor, agradable y estimulante.

2. Colores fríos

Las tonalidades de azules, verdes y violetas, que se asocian con el agua y el hielo, se identifican como colores fríos. Estos dan una sensación de tranquilidad, serenidad, relajación y frescura, así que se recomienda añadirlos donde se quiera establecer calma y sensatez al lugar.

¿Cómo aprovechar cada uno de los colores para espacio de trabajo recomendados?

Blanco / tonos claros

Las tonalidades claras son las más adecuadas para el espacio de trabajo, pues crea ambientes tranquilos y serenos. Además de ampliar con un efecto visual, también brinda luminosidad, limpieza y orden en general, lo que estimula la concentración y el rendimiento para una mayor productividad.

También se puede añadir el color blanco en objetos grandes y mobiliario, como escritorios, repisas, entrepaños, etc.

Amarillo

Es ideal para añadir un toque de alegría, crear ambientes llenos de luz y energía, aporta claridad de pensamiento para motivar las ideas, ayuda a la comunicación y la creatividad. Por la intensidad del color, es preferible usarlo con medida para no cansar la vista, por lo que se puede añadir en accesorios como gavetas, lámparas de mesa o macetas.

Rosa

En tonalidad clara, este color se clasifica como inspiracional, pues ayuda a desarrollar y realizar actividades cognitivas que estimulan la creatividad. Es una excelente opción para decorar espacios serenos y con potencial para concentrarse. Este color se puede integrar en flores, cuadros u organizadores.

Azul

De los colores para espacio de trabajo, el que no puede faltar es el azul, ya que brinda y transmite estabilidad, favorece la concentración, ayuda a combatir el estrés, mantenerse en calma y tranquilidad. Por todo ello, se necesita en las empresas para evitar afectaciones en el rendimiento y desarrollo de las labores, sobre todo si están bajo estrés la mayoría del tiempo.

Para incluir este color podemos aprovechar muchos elementos, como cubrir con pintura de la tonalidad que más nos agrade, elegir un mueble y pintarlo con aerosol en color azul o trabajar con artículos azules.

Verde

El color verde nos lleva a relacionar y conectar con la naturaleza, lo que impacta en el espacio de trabajo generando frescura, calma, serenidad, equilibrio y armonía. Podemos complementar con elementos naturales como la vegetación, por ejemplo con una planta teléfono.

Naranja

Otro de los colores para espacio de trabajo predilectos es el naranja, ya que da vida al lugar. También se ha precisado que este color nos ayuda a mantenernos activos y despiertos, lo que nos puede motivar a mejorar nuestras actividades. Adicionalmente, favorece la creatividad y el nivel de optimismo.

Podemos añadirlo en elementos como una silla, cajoneras, lámpara o repisas. Al igual que el amarillo, es mejor utilizarlo en pequeños toques para no saturar la vista.

Finalmente, no hay que olvidar que la combinación de colores es el mejor camino para decorar y pintar nuestro espacio de trabajo. Entonces, vamos a complementar una paleta de 1 a 3 tonos que más nos agraden para que sean la base y la gama de color principal para nuestras necesidades y actividades.

Déjanos tu comentario