Crea un diseño de pared con pinturas BEHR®

Cuando pensamos en la decoración del hogar, normalmente nos enfocamos en las cortinas, los muebles, los pisos y, ciertamente, en el color de las paredes. ¿Pero te has puesto a pensar que cada pared es un “lienzo en blanco”? No se trata únicamente de aplicar un tono y listo, es una oportunidad para echar a volar la imaginación y darle a nuestro hogar un diseño de pared original y que vaya acorde a nuestra personalidad.

Ya sea que hayamos cambiado de casa o simplemente queramos remodelar nuestros espacios, jugar con diversas combinaciones les dará un aire nuevo de frescura, e incluso producirá diferentes sensaciones según la habitación en la que nos encontremos. No obstante, para garantizar un acabado profesional y asegurarnos de que el color sea exactamente el que buscamos, es fundamental hacer uso de pinturas de calidad, como los productos BEHR®.

Los expertos de BEHR® nos ayudarán a elegir los colores que vayan mejor a las características de nuestra vivienda y al tipo de decoración que estemos buscando. ¿Queremos algo cálido o un poco más atrevido? Sin duda, hallaremos las tonalidades perfectas entre su variedad de líneas. Ahora bien, para no irnos por el tradicional estilo uniforme y aprovechar las superficies en blanco, a continuación, se comparten algunas ideas de diseño de pared que las harán sobresalir.

¿Qué considerar antes de comenzar el diseño de pared?

Antes de seleccionar los tonos, debemos recordar algunos aspectos básicos. Si buscamos más iluminación, entonces los tonos claros y fríos son la opción, mientras que sí lo que buscamos es moderar la luz natural, debemos inclinarnos por los más oscuros.

También se debe considerar el tamaño de la habitación o el juego de sombras que queremos crear; por ejemplo, colores como el blanco y el beige hacen que los espacios parezcan más amplios, o que los techos se vean más altos si se combinan con otros tonos en la pared. De igual modo, ayudan a dar profundidad a los pasillos o achicarlos.

Una vez tomando en cuenta lo anterior, es momento de probar algunas buenas ideas que rompan con lo monocromático de nuestras paredes y darle vida a nuestro hogar.

7 para pintar paredes

1. Fotos y cuadros

Si no queremos arriesgarnos mucho, pero aun así lucirnos con los colores y la decoración, la primera opción es elegir un fondo contrastante y colocar encima fotos y cuadros. Un buen ejemplo es una pared azul petróleo o índigo, y cubrir con un collage de fotos familiares o con imágenes de nuestros paisajes favoritos. Otra opción es usar cuadros en donde aparezcan figuras geométricas o abstractas, en tonos claros, y priorizar los marcos dorados o plateados, para que destaquen mucho más. Lo mismo si usamos colores de fondo como el marrón o un verde pino.

2. Lunares o puntos

Este diseño de pared es muy fácil y divertido.  Para decorar la pared con lunares, burbujas o puntos, solo necesitamos varios moldes redondos, en distintos tamaños, que nos sirvan como guías. Pueden ser lunares de un mismo color, usar dos de la misma gama cromática —por ejemplo, amarillo y naranja—, colocarlos muy pegados o dispersos, o crear efectos tipo cortina o lluvia. Al haber tantas opciones y bastante dinámicas, es una excelente idea para dormitorios infantiles o incluso en baños y cuartos de lavado.

Con respecto a los objetos que podemos usar para marcarlos, están los rollos de papel, las latas de refresco y las tapas de las botellas. Ahora bien, si usamos este diseño para el cuarto de los niños, no dudemos en ponernos más creativos. Nuestras bolitas de colores pueden convertirse en balones de fútbol, en flores, en globos, planetas, entre otros.

3. Geometrías, rayas y divisiones

Si, por el contrario, preferimos las decoraciones modernas y minimalistas, entonces un diseño de pared a rayas y con figuras geométricas convertirá nuestro hogar en una verdadera obra de arte. Si queremos patrones perfectos, podemos hacer uso de algunas plantillas, mientras que si buscamos algo más libre, entonces podemos probar con figuras en distintos tamaños y formas, y colocándolas hacia diversas orientaciones.

Una alternativa atrevida si, por ejemplo, queremos destacar la pared de nuestro escritorio, es jugar con un diseño fragmentado. Solo tenemos que hacer varios cruces rectos de pintura hacia distintas direcciones, creando formas de triángulos o rectángulos. En caso de querer darles un color de fondo, entonces hay que apoyarnos de cinta adhesiva. Las pegamos según el diseño que busquemos, rellenamos con pintura y al secar retiramos el material, dejando a la vista las marcas libres.

Si contamos con habilidades creativas, también está la opción de crear figuras geométricas en segunda o tercera dimensión, jugar con contraposiciones y efectos de difuminado, o incluso combinar la pintura con algunos tapices de pared. Sin embargo, no debemos olvidar la elección de color; según la sensación que deseamos transmitir, podemos elegir tonos más serenos, como el Jean Jacket Blue S510-4, u otros más optimistas, como el Saffron Strands PPU6-02 y el Caribe PPU3-16.

4. Efectos con esponja

¿Quién dijo que la única alternativa era pintar con brocha o rodillo? También está la increíble opción de hacerlo con una esponja. Esto nos permitirá jugar con las paredes y darles textura, creando efectos muy interesantes. Lo único que debemos hacer es aplicar el color en la esponja y empezar a esparcirla por toda la superficie, lo que dará un efecto rústico. También es posible utilizar un paño o un trapo que nos permita obtener el mismo diseño.

Es importante que nuestra pared ya cuente con un color base, para que el efecto de la esponja resalte aún más. Puede ser un color claro, como el blanco o crema, o algo más oscuro, como un gris, un azul o un verde. A partir de ahí elegimos un tono que contraste y cree punto de enfoque. Entre las ideas de diseño, están darle forma a un degradado o crear algunas figuras conforme a nuestra imaginación. Un ejemplo es crear una pista de autos en el dormitorio de los niños o solo dejar marcas aleatorias en el living.

Ahora bien, para que el acabado sea de calidad, no debemos diluir la pintura en agua ni excedernos en el producto, ya que al presionar la esponja es posible que derrame pintura y esto perjudique nuestro diseño.

5. Pintura goteando

Para quienes buscan algo más fresco y alegre está la opción de crear un efecto tipo pintura goteando o escurriendo, y para hacerlo solo es necesario colocar la brocha desde la parte más alta (o a la altura que se desee) y dejar que empiece a caer la pintura en la pared. Para que la gravedad ayude, es importante colocar suficiente producto en el aplicador y presionar ligeramente. Lo atractivo sería usar varios colores y escoger un fondo blanco o negro, para que contrasten aún más.

Si queremos algo igual de original que lo anterior, también podemos jugar a las salpicaduras. Solo hay que sujetar ya bañada en color y empezar a agitar directo a la pared. Recordemos cubrir bien los muebles y pisos con periódico o plástico para evitar accidentes.

6. Una sola pared a rayas

Un estilo vanguardista es pintar una sola pared a rayas. Estas pueden ser verticales u horizontales, e intercalarse con tonos claros y fuertes de distintos colores. Es una técnica muy utilizada cuando se quiere crear un efecto de mayor altura o amplitud, especialmente si se usan tonos fríos o claros.

Para conseguir un rápido secado, óptima adherencia y además que la superficie sea resistente a impactos y rayones, una buena solución es usar pintura de la línea BEHR ULTRA™. Probemos la combinación Barnwood Gray  PPU24-07 y Midnight In The Tropics PPU24-07  para conseguir un efecto relajante y sofisticado en living o estudio.

7. Patrones de decoración con cartón

Si queremos hacer nuestras propias figuras, en vez de usar plantillas, entonces una buena opción es diseñarlas en cartón. No es necesario invertir mucho, con cartón reciclado —de la caja de leche o de alguna entrega a domicilio— será suficiente; solo es necesario dibujar y recortar para tener listo el molde.

Una vez que tengamos el motivo o patrón, lo colocamos en la pared y lo sujetamos con un poco de cinta. Después pasamos el rodillo BEHR ® Gold Master de 3/8 pulgadas o la brocha BEHR® Gold Master de 1 ½ pulgada hasta que la figura quede bien cubierta con pintura. La recomendación es inclinarnos por formas simples, aunque sí podemos hacer varios moldes para jugar con la decoración. De igual modo, podemos ayudarnos con un pincel para crear el contorno del mismo y darle un efecto mucho más neutral.

La finalidad es atrevernos a probar cualquier diseño de pared, así que con estas opciones y de la mano de la marca BEHR® estaremos listos para darle una nueva imagen a nuestras habitaciones.

Déjanos tu comentario