• Home
  • Baños
  • ¿Cómo instalar un mueble para baño?

¿Cómo instalar un mueble para baño?

En todo baño, resulta indispensable contar con un mueble para el lavabo, no solo porque hace ver la estancia mucho más agradable y sofisticada, sino porque es de extrema utilidad. Además de sostener el lavamanos y ocultar las mangueras y tubería de desagüe, te puede servir para guardar toallas y elementos de aseo, e incluso para colocar encima ornamentos como velas o plantas.  Pero ¿cómo instalarlo?

En realidad, se trata de un procedimiento sencillo que cualquier persona puede ejecutar, pues no requiere de conocimientos técnicos específicos, no exige mayor esfuerzo físico ni herramientas especializadas. Nosotros lo resumimos para ti en siete pasos. 

Pero, antes de comenzar, elige el mueble de baño indicado

En nuestros almacenes puedes encontrar muebles para baño de diversos diseños y tamaños. Asegúrate de elegir uno que, además de atraerte por su forma, haga juego con el color de las paredes del baño y se adapte perfectamente al espacio que dispones para él. 

Piensa que, entre el mueble, las paredes, el inodoro, la ducha y demás elementos del baño debe quedar una distancia prudente para moverse con facilidad. 

¡Ahora sí, manos a la obra!

Si ya elegiste el mueble para tu baño solo queda instalarlo. Para ello, vas a necesitar los siguientes materiales y herramientas: 

  • Cinta de teflón
  • Cinta métrica
  • Lápiz
  • Destornillador de estrella
  • Llave inglesa
  • Silicón resistente a la humedad
  • Kit de plomería
  • Pistola calefactora
  • Taladro
  • Cubeta plástica
  • Llave de incomodidad
  • Llave de extensión
  • Nivel de mano

Aunque no es una tarea compleja, no está de más que uses ropa de trabajo para que no ensucies o dañes tu vestimenta buena. 

Paso 1: Preparación

Antes que cualquier otra cosa, cierra el registro o la llave de paso principal, es decir la que controla el paso de agua a toda la vivienda. De esa manera evitarás hacer regueros innecesarios de agua. 

Si tienes instalado el lavabo, desinstálalo. Para ello, usa la llave inglesa para desenroscar las mangueras de entrada de agua y la tubería de salida, es decir la que conduce a los ductos de aguas negras.

Además, no olvides retirar la válvula de desagüe, soltando el correspondiente tornillo con el destornillador de estrella. 

Acto seguido, desenrosca las tuercas que sujetan el lavabo a la pared. 

¡Ya casi! Solo te soltar las llaves de control y drenarlas. Usa la cubeta plástica para que no riegues agua sobre el piso. Recuerda que es un recurso de altísimo valor que debemos cuidar en todo momento. 

Finalmente, envuelves teflón en la roseta, es decir en las salidas de tubería a las que van conectadas las manguerillas del lavamanos y asoman de la pared. Esto se hace para evitar fugas de agua; por lo tanto, es indispensable que no escatimes en cinta y realices una buena envoltura. 

¡Listo! 

Una vez has hecho esto, instala las llaves de control nuevas que vienen en el kit de plomería.

Paso 2: Coloca el mueble para baño

Si el mueble de tu baño es de los que se venden desarmados para facilitar su transporte del almacén a la casa del comprador, toma la hoja de instrucciones y ensámblalo. Eso solo te tomará unos cuantos minutos, pues se trata de un procedimiento sencillo en el que solo tendrás que ajustar unos cuantos tornillos. 

Una vez tienes listo el mueble para baño, colócalo en su respectivo lugar. Luego, sitúa las pletinas de anclaje a la pared y, con el taladro, perfora los correspondientes orificios. 

Anclas y listo. 

Solo asegúrate de poner soportes debajo del mueble para mantenerlo a la altura deseada. Y, con el nivel de mano, verifica que quede perfectamente nivelado. 

Paso 3: Coloca el lavamanos

Luego, toma la pistola calefactora, instalas en ella el tubo de silicón y aplicas silicona en todo el borde sobre el cual descansa el lavamanos que, por cierto, debes colocar inmediatamente allí para evitar que el producto se seque y ya no pegue.

Recomendación: asegúrate de que el lavamanos siente correctamente. Para ello, revisa la unión entre este y el mueble para baño: debe ser pareja y, prácticamente, imperceptible.

Paso 4: Instala las llaves del lavabo

Ya casi terminas. Toma las llaves o grifos del lavamanos e instálalas. Para esto, solo debes colocarlas en los respectivos huecos y asegúralas con el destornillador de estrella (si traen este sistema). Luego, colocas por debajo las tuercas y aprietas con las manos. Si consideras que le falta presión, no dudes en ejercer más con la llave expansiva, pero teniendo cuidado de no dañar las roscas. 

Luego conectas de los grifos a las llaves de control las mangueras de salida, que también vienen con el kit de plomería. Nuevamente, con la fuerza de tus manos puede ser suficiente para apretar bien, pero si consideras necesario ejercer más presión con la llave, hazlo. 

Ahora debes instalar la trampa o válvula de desagüe, que en los lavamanos modernos (como el que vas a instalar) permite ser levantada para graduar la cantidad de agua que sale por la tubería que conecta a las aguas negras. 

Ajustas la barra de cierre de la trampa, por debajo, usando las manos o el destornillador de estrella en caso de que esta posea sistema de aseguramiento de tornillo. 

¡Listo! Solo te queda instalar la tubería de desagüe, que viene en el kit de plomería. Es de lo más sencillo, todo es cuestión de conectar, por debajo del lavamanos, la salida del agua a la tubería en la pared que conecta con las aguas negras. 

Paso 5: Instala el espejo

¡Un mueble de baño sin espejo es algo incompleto! Toma el metro y mide la altura a la que Quieres que este quede. Luego, taladra en la pared dos orificios para colocar un par de ganchitos sobre los cuales colgarlo. Claro que, si prefieres más seguridad, puedes emplear chazos o pletinas para anclarlo a la pared agarrado de diferentes puntos. 

Asegúrate de que el espejo quede centrado y nivelado, es decir paralelo a la superficie del mueble para baño. Para ello puedes usar un nivel de burbuja o guiarte por las mismas líneas del mueble. 

Paso 6: Verifica la calidad de tu trabajo 

Para comprobar que no haya ninguna falla, puedes abrir las llaves de paso y verificar que no haya fugas en los grifos o filtraciones por las uniones de las mangueras y tubería de desagüe. 

Paso 7: Realiza el acabado del lavabo

Si el lavamanos queda pegado a la pared, extiende una línea de silicona en la unión entre esta y el muro. Inmediatamente le pasas el dedo mojado para eliminar el producto sobrante y lograr un acabado de calidad. 

Ten presente que este pegamento, más que para asegurar el lavamanos, es para impedir la filtración de agua por esa junta. Por lo tanto, debe quedar esparcido de manera uniforme de un lado a otro.

¡Listo, has terminado! Se trata de un procedimiento que no te tardará más de una hora y sí te generará mucha satisfacción. Si las puertas del mueble no estaban montadas, colócalas y mete los cajones. Por lo demás, solo te queda instalar espejos auxiliares, barras para toallas, repisa y demás complementos que consideres necesarios para lograr una óptima decoración para tu baño.

Recoge tu herramienta y materiales, limpia la zona de trabajo y a disfrutar de tu nuevo mueble para baño. Toallas, ropa y útiles de aseo quedan muy bien en sus cajones.   

Déjanos tu comentario