• Home
  • Color
  • Cómo personalizar las puertas de tu hogar

Cómo personalizar las puertas de tu hogar

Si te preguntas cómo personalizar las puertas de tu hogar, te compartimos 4 técnicas que puedes aplicar fácilmente para darles un aspecto más creativo.

Cuando hablamos de redecorar nuestro hogar, regularmente hacemos referencia a cambiar ciertos elementos como el color de las paredes, el acomodo de los muebles, el estilo de las cortinas, el tipo de piso y algunos otros objetos que adornan y complementan el lugar en el que vivimos.

No obstante, muy pocas veces prestamos atención a las puertas, elementos de suma importancia no solo porque nos brindan privacidad, sino también, porque pueden cambiar completamente el aspecto de una cocina, un dormitorio, un baño, o cualquier otra estancia de nuestra casa.

Así que, si tienes curiosidad, pero aún te preguntas cómo personalizar las puertas de tu hogar, te compartimos cuatro técnicas que puedes aplicar para darles un aspecto más atractivo.

1. Marcos

Los marcos son figuras geométricas grabadas en patrones a lo largo y ancho de algunas puertas como elementos decorativos. No obstante, para darles visibilidad a estos elementos puedes emplear la técnica de paneles falsos; lo único que debes hacer es:

  1. Elige una puerta con paneles, puede ser de madera o tratada. Es importante que conozcas esta información para comprar una pintura que se ajuste a sus condiciones. Para saber qué tipo de pintura utilizar, primero pasa sobre la superficie de la puerta un pedazo de algodón con alcohol. Si la pintura se desvanece, es de látex, de lo contrario, es de aceite.
  2. Cuando ya estés completamente seguro, ahora sí puedes comprar un bote pintura de tu agrado; recuerda que el color debe contrastar con el tono que actualmente tenga la puerta para que los paneles se diferencien.
  3. Asimismo, adquiere los siguientes materiales: cinta azul para enmascarar, plástico tipo lona para cubrir piso y pared, una charola para pintura y un rodillo con su cubierta.
  4. Una vez que cuentes con estos elementos, protege con el plástico toda el área alrededor de la puerta para no manchar el piso o las paredes de tu hogar.
  5. Luego, pega la cinta en el perímetro de cada panel, pues el fin es que los dejes del color que actualmente tiene tu puerta. De querer hacer ese mismo efecto con el marco, recúbrelo.
  6. Ahora, pinta primero el interior de los paneles siguiendo la dirección de las líneas que posea cada rectángulo o cuadrado, a fin de lograr un acabado simétrico.
  7. Continúa pintando las franjas exteriores que dividen los paneles siguiendo una misma dirección, comienza con la franja central y luego las líneas horizontales y verticales.
  8. Deja que la pintura seque completamente, repite el proceso y retira la cinta.

2. Bicolor

Aunque es muy similar a la técnica de friso, en la que se dividen dos secciones de forma vertical y se pintan de colores de alto contraste, en esta, la segmentación se realiza de forma diagonal y el matizado es más informal y aleatorio. Para lograrla, lo único que tienes que hacer es:

  1. Compra la pintura. Los colores que elijas deben ser llamativos y lo mejor es guiarse según contrastes de temperatura o luminosidad. Como recomendación, puede ser un contraste de claro a oscuro, como rojo y amarillo; de frío a cálido, como azul y naranja; o complementario, como morado y amarillo.
  2. También adquiere una pistola para pintar, una pulidora, una máscara de seguridadsellador para muebles de madera, cinta azul para enmascarar y plástico transparente.
  3. Cuando tengas estas herramientas, protege con el plástico toda el área alrededor de la puerta para no manchar el piso y las paredes de tu hogar.
  4. Comienza suavizando tu puerta utilizando la pulidora y una lija de 220. Al concluir, límpiala y colócala el sellador. Repite el procedimiento de dos a tres veces y deja secar.
  5. Cuando el sellador esté seco, traza una línea diagonal a lo ancho de la puerta. No importa si el alto de uno de los segmentos es más grande que el otro.
  6. Luego, pega la cinta en la parte inferior del trazo diagonal que realizaste. Esto resultará de mucha utilidad para corregir posibles escurrimientos que surjan al pintar la parte superior.
  7. Pinta la parte superior con uno de los colores que hayas elegido. Deja que seque y repite el proceso una vez más. Cuando vuelva a secar, retira la cinta y colócala en el límite superior.
  8. Pinta la parte baja con el segundo color y una vez que seque la pintura, retira la cinta.

3. Pizarrón

Al igual que las paredes de un estudio, las puertas de una cocina o de las habitaciones de los más pequeños pueden estar pintadas con pintura de pizarrón con el fin de que dibujen sobre ellas o se hagan notas sobre lo que hace falta de despensa. Los pasos que debes seguir son muy sencillos:

  • Primero, elige el espacio ideal para hacer lucir el diseño de tu puerta, puede ser la puerta de la cocina, así podrás anotar pendientes y toda la familia los podrá ver.
  • Adquiere un spray de pizarrón, plástico tipo lona para cubrir el piso y el suelo, cinta azul para enmascarar, esponjas para limpiar, una pulidora y lijas.
  • Una vez que tengas todo el material listo es importante que protejas el piso y las paredes con el plástico y la manija con la cinta azul, a fin de evitar manchas.
  • Posteriormente lija la puerta con la pulidora, lo importante es que quede lo más lisa posible para que al momento de poner el spray no se hagan grumos.
  • Con las esponjas, limpia la superficie de la puerta cuantas veces sea necesario para dejarla libre del polvo, esto ayudará a que la pintura se adhiera correctamente.
  • Comienza a pintar tu puerta con el spray de pizarrón. Lo recomendable es aplicar el proceso de dos a tres veces, dejando secar la puerta entre una y otra pasada.
  • Finalmente, deja secar la pintura por tres días para que se adhiera bien a la puerta.

4. Papel tapiz

Si bien es cierto que el papel tapiz es uno de los productos que con mayor frecuencia se utiliza para decorar paredes, también es útil para darle un nuevo diseño a las puertas de una manera económica, creativa y fácil. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Realiza los siguientes pasos:

  • Mide el ancho y largo de la puerta con un flexómetro, anota las medidas y compra el papel tapiz necesario para cubrir ambos lados de la puerta.
  • También compra una franela multiusos y una esponja para limpiar la puerta de polvo y grasa. De ser necesario, adquiere un cúter profesional para cortar el papel tapiz.
  • Una vez que hayas limpiado la puerta, abre el papel tapiz, mídelo y recórtalo del tamaño de la puerta completa si es lisa o de la dimensión de las figuras si es de paneles.
  • Pasa el tapiz por agua siguiendo las instrucciones del empaque y colócalo cuidadosamente. Puedes partir de abajo hacia arriba o viceversa, solo debes procurar que sea uniforme.
  • Con una tarjeta elimina las burbujas y con la esponja quita el excedente de pegamento.

Ahora, ya sabes cómo personalizar las puertas de tu hogar de una manera rápida, económica y atractiva.

 

 

Déjanos tu comentario