¿Cómo instalar papel tapiz?

El papel tapiz siempre ha sido una excelente solución para darle colores y diseños exclusivos a las paredes, de esos que son difíciles o costosos de conseguir con la pintura a mano. Pero en los últimos meses ha recobrado su importancia y su uso se ha convertido en una tendencia en auge en lo que respecta a decoración de interiores. ¿Por qué?

Porque se adaptan a cualquier tipo de espacio y pueden renovar por completo la estética de una estancia. Sumado a esto, hoy en día son de la más alta calidad y sirven para cubrir, además de los muros, techos, escalera, puertas y hasta muebles.

Si estás pensando en renovar tu hogar u oficina con este papel, no dudes en hacerlo. El proceso de instalación es de lo más sencillo; no requieres conocimientos técnicos ni herramienta especiales. Solo necesitas: 

  • El papel tapiz
  • Pegante para papel tapiz
  • Una espuma
  • Una cinta métrica

Nosotros nos tomamos el trabajo de resumir la instalación en unos cuantos pasos, con el fin facilitarte el proceso y la consecuente renovación de la apariencia del lugar en que resides o trabajas. Toma nota: 

Paso 1. Antes que nada, elige el muro a decorar

Para comprar el papel tapiz debes tener claro cuáles muros o áreas de ellos que vas a tapizar. Esto te permitirá saber qué cantidad necesitas exactamente y elegir con mayor facilidad el color y diseño. Así que revisa tu casa y piensa dónde se verían mejor. No seas tímido al respecto; como ya señalamos, este papel se adapta a cualquier tipo de espacio y no se ve mal si los instalas en varias paredes. 

Una vez has elegido el muro o muros a forrar con el papel tapiz, mide el ancho y alto de cada uno. Con ese dato puedes comprar la cantidad de metros cuadrados que necesitas para realizar la instalación. No olvides considerar un porcentaje de desperdicio, puede ser del 5 o el 10%. 

Paso 2. Ahora elige el papel tapiz

Visita la tienda de Home Depot más cercana a tu casa o trabajo y pregunta por nuestra oferta de papel tapiz. Con el mayor de los gustos, nuestros colaboradores te ofrecerán la mejor asesoría en lo que respecta a la elección del diseño y color. Considera, al elegir, tu personalidad, el color de los otros muros, el tipo de decoración de la estancia y los muebles. 

Los diseños geométricos y abstractos están en tendencia y, por lo general, hacen una perfecta combinación con todo tipo de muebles. Pero los orgánicos también son bastante apetecidos; en la sala o los cuartos se ven muy bien como elemento decorativo de las paredes. Por ejemplo, puedes colocarlo solo en el lugar donde va tu cama y complementar con un tono de pintura que contraste. 

También están los diseños de texturas, que ofrecen al espacio acabados únicos y elegantes. En los muros de los baños suelen verse de maravilla los colores neutros y con textura al tacto, pues hacen del espacio algo acogedor y sofisticado, con un estilo único. No olvides que este es uno de los espacios más concurridos por residentes y visitantes, por lo que no hay que escatimar en su decoración. 

Pero si lo que buscas es cobertura para las paredes de los cuartos de los niños, inclínate por los diseños con colores vivos y divertidos. Si deseas ser más original y el espacio es amplio, puedes forrar solo el techo y pintar las paredes en un tono que resalte el tapiz. 

Ya verás lo impactante que termina siendo la decoración. 

En cualquier caso, si piensas forrar más de un muro atrévete a combinar diferentes estilos de estampados y /o colores. La idea es usar tonalidades similares, jugar con las proporciones del espacio y emplear figuras distintas al mismo tiempo. Prueba, por ejemplo, con estampados a rayas mezclados con un estampado de filigrana o flores

Paso 3: Prepara el ambiente y pide ayuda

Instalar el papel tapiz no es difícil, pero los óptimos resultados exigen de una mano amiga, especialmente si el área a forrar mide más de un metro cuadrado. Pídele ayuda a cualquier otro miembro del hogar o de la oficina. 

Por lo demás, prepara el ambiente para trabajar. Es decir, ponte cómodo. Algo de música de tu gusto y ventanas abiertas para que entre aire y luz puede ser ideal al respecto.

Por supuesto, no olvides retirar los muebles y elementos decorativos del espacio donde vas a trabajar. La idea es estar lo más cómodo posible. 

Paso 4: Prepara la superficie

Ahora sí empieza el trabajo. Elimina de la pared, techo, escalera o puerta cualquier imperfección, entendida como protuberancia de pintura, orificios de puntillas, grietas, etc. Si es necesario, resana con yeso o estuco plástico para obtener mejores resultados. 

Luego, limpia la superficie con un paño suave. La idea es que esta quede completamente seca y libre de polvo, impurezas, grasa y/o cualquier otro tipo de suciedad. 

Paso 5: Prepara las tiras de papel tapiz

Según tus medidas, empieza a cortar el papel tapiz con un bisturí, agregando a la longitud de altura 6 centímetros arriba y 6 centímetros abajo, es decir doce en total. 

Procura que los cortes queden completamente rectos y lo más precisos posibles. 

Paso 6: Coloca el pegamento

Extiende el pegamento y déjalo actuar por unos cuantos minutos, preferiblemente los recomendados por el fabricante. Si el papel que elegiste es de los que ya traen su propio adhesivo, simplemente debes omitir este paso. En dado caso, no retires el protector por ningún motivo; eso debes hacerlo a medida que recubres la pared. Así evitas que se pegue en lugares no deseados, se arrugue o recoja suciedades.

Paso 7: Selecciona una esquina para colocar la primera tira

Mide el ancho de la tira en tu pared y traza una línea vertical para que te sirva de guía, es decir para alinear el papel con ese trazo y no con la misma pared, pues esta puede estar desplomada o presentar otras incongruencias. 

Paso 8: Elimina las burbujas y corta el excedente

Empieza a pegar el papel de abajo hacia arriba y por pequeños tramos, para evitar que se generen grandes pliegues difíciles de sacar. Luego, con una esponja húmeda y con la fuerza de tus manos, elimina cualquier burbuja o arruga que haya quedado. 

Finalmente, solo te queda cortar a ras el excedente de papel arriba y abajo, buscando la mayor precisión posible para que el acabado sea de alta calidad. 

Paso 9: ¡A trabajar!

Repite el procedimiento del paso anterior con la siguiente tira de papel, y con la siguiente, hasta cubrir por completo la superficie que piensas reinventar. ¡Listo! Es un proceso rápido. 

Al finalizar, solo te queda colocar nuevamente los muebles y la decoración y empezar a disfrutar de tu nuevo diseño de interiores. Puedes invitar a familiares y amigos a conocer la nueva apariencia de tu casa y a celebrar que lo hiciste por tus propios medios, sin necesidad de contratar los servicios de nadie.

No olvides que con el papel tapiz también puedes forrar mesas, estantes y demás muebles para renovar su aspecto o conseguir que jueguen con el nuevo diseño de los muros. El procedimiento es el mismo, solo que debes preparar mejor la superficie y aplicar sellador porque la madera suele presentar porosidades que, de no ser eliminadas, impiden lograr un acabado perfecto. 

Déjanos tu comentario