• Home
  • Pisos
  • Cómo instalar un muro en 9 sencillos pasos

Cómo instalar un muro en 9 sencillos pasos

Cuando quieres renovar tu hogar con objetos decorativos, o cambiar por completo la imagen de las habitaciones, siempre surgen diferentes ideas. Desde comprar nuevas lámparas, cuadros, hasta modificar las paredes con nuevos colores; todo es posible si cuentas con las herramientas necesarias.

En este sentido, si buscas darle vida a esa pared blanca pero no sabes cómo instalar un muro cerámico o desconoces los beneficios de utilizar un material tan resistente en la decoración de tu casa, a continuación, encontrarás una guía que te ayudará a en el proceso de colocar cerámica para tus paredes y las ventajas que puede ofrecerte.

Beneficios de utilizar cerámica en la decoración del hogar

La cerámica es un material con muchos beneficios por lo cual se utiliza en la mayoría de los revestimientos en pisos y muros. Algunas de sus ventajas más competitivas son:

  • Hay diversidad de modelos, colores y precios.
  • No requiere de mantenimientos difíciles o productos especializados para su limpieza.
  • No atrapa olores.
  • Pueden colocarse en cualquier lugar de la casa.
  • Es un material de uso sencillo y tiene una alta resistencia.

Consideraciones antes de instalar un muro cerámico

Antes de comenzar con la renovación de tu hogar, debes tener a la mano todos los materiales necesarios. En este sentido, deberás escoger el tablón para fachada o piso que más te guste. Puedes optar por un material cerámico de tinte mate, para darle un estilo contemporáneo a tu muro. Además, no puede faltar el adhesivo, la boquilla (ese relleno para los pequeños huecos en intersecciones o líneas del tablón) y los separadores.

No te olvides de conseguir las herramientas básicas en la instalación de muro cerámico y, en general, de cualquier trabajo con cerámica. Principalmente vas a necesitar un nivelador, una regla, cinta métrica, cortador de piso para cerámica, batidor, mazo de goma, escalera, plomada, navaja, esponja, llana dentada y de goma.

Al reunir estos elementos, puedes seguir con tu objetivo principal e iniciar la instalación del tablón en los muros de tu casa.

¿Cómo instalar un muro cerámico?

Entrando de lleno al tema principal, primero debes comprobar la planitud de la zona donde se pretende colocar el tablón. Esto es un paso vital, pues de no hacerlo, podrías dañar por completo el trabajo ya que duraría menos, se generarían grietas o simplemente no se vea estéticamente bien.

En consecuencia, puedes verificar las condiciones de la pared con una regla y una plomada. Con la regla, colocándola en diferentes direcciones o puntos de la superficie, es posible identificar si hay abultamientos y cambios en la estructura vertical. Por otro lado, con la plomada se puede examinar la verticalidad del muro, ¿cómo es posible esto? Al colocar la plomada de manera paralela al muro, dejándola colgada, podrás reconocer problemas en la pared como una alteración en la forma recta que debe tener dicho muro.

Adicional a ello, necesitas analizar la nivelación de la pared. Para esta labor debes usar el nivelador, una herramienta capaz de identificar la horizontalidad junto a la verticalidad de cualquier superficie. También permite conocer el nivel de inclinación del muro.

Igualmente, deberás tantear la dureza de la superficie a decorar pues de tener huecos, residuos de pintura o salitre, no podrás aplicar la cerámica. Para ello, es recomendable eliminar todos los desechos y tratar la pared, ya sea limpiando o aplicando líquidos quitasalitre, para dejarla lista e impecable.

Es importante seguir los pasos anteriores a fin de evitar problemas futuros e, inclusive, volver a gastar en materiales porque se haya desperdiciado la materia prima.

Con todos los consejos aquí expuestos, a continuación, se te otorga una guía con la finalidad de ayudarte a saber cómo instalar un muro.

1. Mide el área

Con ayuda de la cinta métrica o un flexómetro, mide toda la superficie. Deberás estimar cuántas piezas del tablón vas a necesitar respecto a las medidas del muro. Para lo anterior, será necesaria la información en metros cuadrados o la longitud / anchura de la superficie.

2. Confirma el número de piezas

Para no obtener un número erróneo de piezas, es aconsejable colocarlas a modo de comprobar la distribución exacta del tablón. Puedes establecer la medida de tu pared en tu piso, así no se rompen las piezas y permite acomodarlas de forma en que te vas dando una idea de cómo quedará tu muro al finalizar el trabajo.

3. Corta el material 

Es indispensable hacerle cortes a la cerámica para poder cubrir los pequeños espacios o las esquinas del muro. Con ayuda del cortador de piso, ve ajustando las piezas del tablón según el espacio donde se van a colocar. Este paso debe hacerse con firmeza, pero cuidando en todo momento tu integridad y la del material a cortar.

4. Utiliza los separadores

No olvides colocar los separadores pues ningún trabajo con cerámica puede quedar pegado, pieza a pieza. Por si aún no lo notas, todos los sitios donde hay tablones de cerámica están unidos mediante unas líneas delgadas las cuales se llaman “juntas” y tienen como objetivo permitir los movimientos naturales de la estructura.

Los separadores te ayudarán a mantener ese espacio vital necesario para aguantar cualquier actividad del terreno, ya sea de expansión, contracción, flexión y áreas perimetrales.

 5. Prepara el adhesivo

Con los tablones ya listos para colocar, debes continuar con la mezcla del adhesivo. Lee y sigue las instrucciones del producto, aunque en la mayoría de los casos se necesita una cantidad mínima de agua la cual nunca debe excederse al hacer el compuesto.

Con la medida correcta de agua y adhesivo, debes remover con el batidor hasta obtener una mezcla uniforme.

6. Difunde el adhesivo en el muro

Ve esparciendo la mezcla del adhesivo en todo el espacio a decorar, al mismo tiempo que lo propagas en el tablón. En esta labor, utiliza la llana dentada para hacer líneas rectas pues te aseguran una mejor firmeza al colocar el mosaico.

7. Coloca la cerámica

Debes acomodar el tablón con adhesivo en la pared, presionando con fuerza cada pieza y, posteriormente, golpear con el mazo de goma. En ocasiones, al no realizar correctamente este paso se pueden crear algunas burbujas de aire que ponen en riesgo la firmeza del trabajo, por ello es importante utilizar el mazo debido a su capacidad de eliminar dichas burbujas.

8. Continua con el espacio sobrante

Con tu primera pieza colocada, debes imitar el procedimiento sin olvidarte de utilizar los separadores. Es decir, esparces el adhesivo en la pared y el tablón, lo colocas presionando fuertemente, después golpeas con el mazo de goma donde, finalmente, distribuyes los separadores para formar la junta.

Recuerda verificar el estado del trabajo con ayuda del nivelador, así podrás corregir al instante posibles deformaciones en la pared.

En este punto deberás esperar a que el muro esté seco, con un día de reposo será perfecto para terminar tu decoración.

9. Prepara la boquilla y distribuye

Pasadas las 24 horas, debes preparar la boquilla según las instrucciones del empaque y montarla en todas las juntas con ayuda de una llana lisa de goma. Al finalizar, antes de que el producto se seque, quita todos los residuos esparcidos en el tablón con una esponja y tendrás un nuevo muro.

Es momento de disfrutar tu nuevo espacio gracias a la ayuda de Home Depot, donde encontraras todos los materiales necesarios para instalar un muro y crear ambientes únicos en casa.

Déjanos tu comentario