• Home
  • Baño
  • 5 tipos de contenedores de basura para el hogar

5 tipos de contenedores de basura para el hogar

La recolección y eliminación de basura es una tarea fundamental dentro del hogar para mantener nuestros espacios libres de gérmenes y malos olores. Y una forma fácil de hacerlo, es conociendo los distintos tipos de contenedores de basura. Los diversos diseños ayudan a que todas nuestras habitaciones se conserven limpias y sean más agradables sin romper el estilo y decoración del lugar.

Por otra parte, es importante realizar esta actividad de forma responsable, ya que una correcta separación de residuos es necesario para que no terminen en botaderos, océanos u otros lugares del medio ambiente en donde no deberían estar. Por ello, acá se mencionan los tipos de contenedores de basura disponibles, que facilitarán este proceso.

Conoce los contenedores de basura para el hogar

1. Contenedores de basura metálicos

Los contenedores metálicos suelen estar fabricados con acero inoxidable. Esto debido a que es un material bastante resistente, durable, fácil de limpiar y que no retiene olores. Además, tienen una apariencia atractiva que queda perfecta con las habitaciones de estilo moderno. Comúnmente, han sido utilizados en oficinas o estudios, sin embargo, son muy prácticos y elegantes incluso para dormitorios y baños, gracias a que soportan la humedad.

Encontramos botes de basura metálicos en forma cilíndrica, rectangular y semicircular. Algunos incluyen tapas con diseño de balancín y otros tienen apertura manual o de pedal. Para el baño o la cocina, la recomendación es que incluya tapa, pues así se controlarán los malos olores. Hay modelos que al interior incluyen compartimento para desodorante y área de reciclaje.

Finalmente, para otros espacios los contenedores abiertos son una buena alternativa. Aunque, si queremos un bote al exterior, podemos optar por contenedores de basura metálicos hechos con acero galvanizado, los que son comunes en ciertas industrias, aunque si tenemos el espacio adecuado, también son útiles en jardines y patios amplios.

2. Contenedores de plástico para basura

Los botes de plástico también son bastante efectivos, gracias a su durabilidad y resistencia. Aunque su principal ventaja frente a los anteriores es que su deterioro es aún más lento debido a que no se astillan o se abollan. Por lo demás, son resistentes a la corrosión y son más ligeros que los elaborados con otros materiales, por lo que son fáciles de manipular.

También quedan perfectos en baños y cocinas, y los encontramos en diseños más variados, por ejemplo, en forma de cesto circular o rectangular, o con acabado metalizado, pero con los beneficios del plástico. Otra alternativa son los botes 2 en 1, que ya incluyen compartimentos removibles para separar la basura.

En cuanto a su apertura, también están los contenedores de plástico para basura que incluyen pedal, los que tienen tapa estilo balancín y otros modelos sin tapa.

3. Contenedor de basura con ruedas

Estos botes pueden estar fabricados tanto de acero como de plástico, y su principal beneficio es el práctico desplazamiento. En la mayoría de los modelos, las ruedas son grandes para sortear irregularidades en el suelo o la subida o bajada de escaleras. Además, se complementan con agarraderas para garantizar una adecuada sujeción y para evitar derrames suelen tener una tapa sellable.

Si, por el contrario, ya tenemos nuestro contenedor sin ruedas, pero queremos adaptarlo, en el mercado encontramos bases con llantas. Ofrecen una colocación firme para evitar caídas durante la manipulación y tienen un diseño que les permite girar por cualquier lado. También son sumamente útiles para transportar bolsas de basura pesadas. Para un ajuste perfecto, hay que considerar el tamaño y la capacidad del bote.

4. Contenedores de basura para reciclar

Aunque podemos ocupar cualquier bote de basura para separar residuos, hay algunos que ya vienen divididos en dos o más compartimentos para ayudarnos en este proceso. Para identificar en dónde van, se utilizan tapas con diferentes colores y etiquetas.

Generalmente, solo se clasifican los desechos orgánicos e inorgánicos, aunque hay otros que además incluyen un espacio específico para los desechos de papel y el cartón. No obstante, si queremos tener botes individuales para cada residuo, entonces podemos orientarnos con esta regla:

  • Naranja: desechos orgánicos.
  • Azul: papel, periódico y cartón.
  • Verde: vidrio.
  • Amarillo: plástico y envases metálicos.
  • Rojo: residuos peligrosos.

Hay algunos contenedores que ya vienen en un solo color, por ejemplo, azul y que tienen un símbolo de reciclaje para identificar qué productos incorporar. Además, algunos están fabricados con materiales resistentes a la intemperie, como a los rayos del sol o a los días muy fríos, que los vuelven perfectos para ser usados en espacios exteriores de nuestro hogar, como la terraza o el jardín.

5. Contenedores de uso rudo

Este tipo de botes de basura están fabricados con polietileno de alta densidad, por lo que tienen una resistencia superior a los golpes y a los rayos UV. Además, para garantizar la calidad de sus materiales, vienen certificados con el ISO 9001. En cuanto al resto de su diseño, están conformados con paredes lisas, lo que evita que la suciedad se adhiera y la limpieza sea más rápida; y tienen tapas cóncavas que evita la acumulación y filtración de agua al interior.

En algunos casos, se incluye una tapa de drenado, la cual facilita la higiene y permite remojar el interior para después vaciarlo. También hay algunos diseños que incluyen soportes laterales para facilitar su levantamiento.

La recomendación es optar por un contenedor de basura con ruedas en este modelo, pues tienden a ser de mayor capacidad: hay botes que superan los 1000 litros. A su vez, las llantas deben contar con freno para prevenir accidentes durante el desplazamiento.

Si no queremos diseños muy grandes, hay modelos rectangulares y alargados, que caben perfectamente en garajes o cualquier otra zona con espacio reducido, sin sacrificar capacidad.

¿Cómo lavar correctamente un contenedor de basura?

Una vez que hemos elegido nuestros botes de basura, es importante prestar atención a su limpieza. De no hacerse de manera regular y profunda, puede convertirse en un lugar propicio para el desarrollo de bacterias, hongos y plagas. Aquí algunos consejos para su lavado:

  • Es ideal usar desinfectantes para la limpieza del los contenedores de basura, el producto de limpieza apropiado dependerá del material y la zona del hogar en que se encuentren. Para su aplicación, será fundamental seguir las instrucciones de uso que sean indicadas.
  • Después se recomienda tallar con un cepillo o una esponja con fibra, así será más sencillo desprender residuos de las esquinas u otros rincones. Para facilitar la higiene, hay que aplicar agua a alta presión.
  • Finalmente, esperamos a que seque muy bien. De lo contrario, se puede crear el ambiente perfecto para el crecimiento de bacterias. Una alternativa es rociar insecticida antes de volver a usarlo.
  • El uso de bolsas de plástico es fundamental para evitar que se impregnen los olores, se introduzcan animales e insectos, y se produzcan manchas al interior del contenedor. Lo mejor es que ya hay versiones biodegradables, que nos permiten seguir cuidando el medio ambiente.

Ahora que conocemos los tipos de contenedores de basura, la forma en que debemos limpiarlos para evitar su deterioro y los diseños que podemos encontrar, es momento de incorporar los que mejor se adapten a nuestros espacios. La idea es priorizar los más grandes en la cocina y preferir los pequeños en baños y demás habitaciones, para facilitar su desplazamiento y vaciado.

Déjanos tu comentario