Categoría

Club de Jardinería

5 razones para tener un repelente de insectos eléctrico

En los meses de verano, es común encontrar una mayor presencia de mosquitos. Se considera que los mosquitos aumentan su reproducción cuando hay temperaturas que se aproximan a los 30º C o más, lo que vuelve fundamental protegerse, en donde un repelente de insectos eléctrico puede ser de mucha ayuda para combatir su presencia y evitar la molesta comezón que generan sus picaduras,

A pesar de que existen varios productos repelentes, actualmente la apuesta se hace hacia los modelos eléctricos. No obstante, este no es su único beneficio; esta vez hablaremos de por qué elegir un aparato repelente de insectos en vez de los tradicionales.

Motivos para comprar un repelente de insectos eléctrico

1. No ponen en riesgo la salud

Hay repelentes que incorporan químicos que además de ayudar a deshacernos de distintos insectos, pueden llegar a provocar efectos secundarios no deseados en nuestra salud, como cefalea, mareos e irritación en ojos y piel, en su riesgo menor, mientras que el uso prolongado en cantidades superiores puede producir efectos mayores.

Frente a este panorama, un repelente de insectos eléctrico se presenta como una solución no dañina para el ser humano. Estos son aparatos que funcionan al conectarse a una red eléctrica, y lanzan vibraciones o ultrasonidos que modifican el comportamiento de los mosquitos, haciendo que se alejen. Tales características hacen que no sean tóxicos, aunque sí se debe revisar que no emitan frecuencias a altas intensidades.

2. No es dañino para el medio ambiente

Dado que no emite sustancias tóxicas, un repelente de insectos eléctrico también se convierte en una alternativa más ecológica con el medio ambiente. Por otro lado, no es riesgoso para mascotas, ya que no habrá peligro de que huelan, toquen o ingieran algún componente dañino.

Además, en el caso de los modelos que se pueden utilizar en el exterior, no perjudican el estado de los suelos y las fuentes de agua. Por tanto, se vuelve fundamental usar dispositivos o líquidos contra insectos que tengan un fuerte compromiso con el cuidado del entorno.

3. Hay varios tipos de repelentes de mosquitos

Aunque el dispositivo más común es el que lanza ultrasonidos, también hay repelentes eléctricos que incorporan otra clase de tecnología. Por ejemplo, están los que funcionan con luz ultravioleta. Esta luz atrae a los mosquitos y moscas hacia sí, los cuales reaccionan frente a las luces fluorescentes, y al entrar en contacto con la resistencia de alto voltaje son electrocutados.

También están los ahuyentadores de insectos que combinan ambos sistemas. Por un lado, producen sonidos ultrasónicos, a la vez que generan una luz LED roja que los repele. Sin embargo, también están los exterminadores de insectos que mezclan la luz, el sonido y láminas insecticidas, para aumentar más su efectividad.

Por otro lado, no puede faltar el ventilador repelente de insectos. Mientras sus aspas generan un potente flujo de aire, al interior contiene tabletas para que el aroma se esparza por toda la casa. Si bien, estos últimos incluyen sustancias químicas, la cantidad que se concentra es menor y se complementa con otras aplicaciones.

4. Combinan bien en los espacios

Un aparato repelente de insectos también tiene la ventaja de tener diseños atractivos, lo que hace que encaje bien con la decoración del hogar. Los focos o lámparas en general son de un estilo sencillo, que quedan perfectamente al interior y exterior de la casa. Algunos, incluso tienen forma de faro, volviéndose ideales para la entrada del hogar o los jardines.

En cuanto al resto de los aparatos eléctricos, algunos tienen tamaños reducidos, siendo fáciles de colocar en cualquier espacio libre de las habitaciones; mientras que otros vienen en forma de placa o como caja con rejillas. Estos últimos pueden colocarse en superficies planas o ir colgadas en la pared, para tener un mayor alcance.

Además, no son aparatos ruidosos, que emitan humo o produzcan olores fuertes y desagradables, por lo que pueden pasar fácilmente desapercibidos.

5. Rinden más

Aunque algunos de estos repelentes de insectos incluyen láminas insecticidas, la realidad es que su uso o gasto es menor en comparación a las aplicaciones constantes de repelentes líquidos. Se pueden utilizar por muchos años y, de así de desearlo, es posible dejarlos conectados toda la noche a la corriente eléctrica. Además, no generan residuos peligrosos o no biodegradables, siendo una alternativa sustentable frente al resto de los productos.

¿Cómo elegir un repelente de insectos eléctrico?

Lo primordial es prestar atención a la potencia. Esto determina el impacto del aparato repelente de insectos frente a cierto número de animales o si produce efectos inmediatos, especialmente si funcionan a través de resistencias de alto voltaje. En el caso de los que trabajan con ondas ultrasónicas, es importante también verificar su frecuencia, pues así sabemos qué alcance tienen hasta llegar a las moscas o mosquitos, según el tamaño de la habitación.

Para elegir el tipo de repelente, de igual modo es necesario determinar si solo es una aparición recurrente de los insectos o ya estamos en la presencia de una plaga, lo que puede requerir equipos de mayor cobertura e intensidades, sobre todo si no son solo insectos voladores: arañas, hormigas, escarabajos, entre otros.

Y, finalmente, hay que considerar el diseño, es decir, que vaya acorde al área en el que lo vamos a colocar, tanto en dimensiones como en estilo.

¿De qué otra forma es posible repeler los mosquitos?

Si bien, usar un ventilador repelente de insectos u otros aparatos es una solución ante la presencia activa de ciertos animales, también hay algunas medidas que debemos considerar para evitar o prevenir su aparición. Entre ellas están las siguientes:

  • Hay que considerar realizar una limpieza profunda del hogar o zona a mantener libre de insectos, una vez a la semana o al mes. Eso significa barrer y fregar detrás de los muebles y electrodomésticos, vaciar y sacudir estanterías y closets, lavar cortinas, revisar que no haya humedad en sótanos o cuartos de lavado, y deshacernos de residuos y manchas de comida.
  • Es importante que nuestros botes de basura se mantengan con tapa. De esta manera, el olor no atraerá mosquitos, moscas, cucarachas u otros tipos de insectos. Además, no debemos tener la basura acumulada por varios días. Uno o dos días como máximo, y procurar separar los residuos orgánicos e inorgánicos.
  • Tampoco debe haber grietas o agujeros en casa, ya que los lugares oscuros y húmedos son los favoritos de los insectos para anidar. Así que hay que hacer reparaciones en cuanto notemos este tipo de imperfecciones. No olvidemos tapar los desagües cuando no se estén usando, para evitar que por ahí ingresen.
  • Además, es aconsejable que los alimentos se mantengan dentro de recipientes herméticos y bien limpios, para que, nuevamente, los insectos no se sientan atraídos por los aromas. Y en caso de haber migas o derrames de líquidos, es recomendable limpiarlos inmediatamente.

Usar un repelente de insectos eléctrico sin duda es una excelente solución para hacerle frente a los molestos mosquitos durante los meses de mayor calor y lluvias, especialmente en las noches. Además, son menos riesgosos para la salud y el medio ambiente, tras su uso constante.

Comparemos entre las distintas opciones de repelentes de insectos eléctricos y tomemos la mejor decisión para cuidar nuestro hogar y prevenir picaduras.

Déjanos tu comentario