< regresar
Logo de Club de Jardinería
Categoría

Club de Jardinería

¿Cómo preparar el sustrato para un huerto?

25 mayo, 2021, por admin

    En los cuidados del jardín y del huerto, un paso que no debe faltar es la preparación de la tierra. Esto ayuda a crear las mejores condiciones para que las semillas germinen, las raíces y plantas crezcan, y se formen los frutos. Y ¿cómo hacerlo?, es ahí en donde el sustrato hace su aparición. Este componente está formulado a partir de residuos orgánicos e inorgánicos, los cuales modifican el suelo aumentando su capacidad de filtración y absorción de agua, su aireación, el pH, su ligereza, y le suma nutrientes para estimular el sano y fuerte desarrollo de la planta.

    En esta ocasión, se menciona más a fondo de qué está compuesto y cómo podemos usar sustrato si deseamos usarlo en el suelo o en un cajón para conseguir los mejores resultados.

    ¿Qué características tiene un buen sustrato?

    Si bien, los sustratos están hechos a base de residuos orgánicos e inorgánicos, el porcentaje de orgánicos debe ser mayor para considerarlo de calidad. Esto hará que la tierra adquiera una consistencia húmeda y porosa, no esté dura ni compactada y cuente con los microorganismos necesarios para que las plantas se alimenten, lo que se traduce en un huerto más frondoso y fértil.

    Dentro de los materiales orgánicos que se usan están la corteza de árboles, el coco en trozos, las cáscaras de arroz y la turba de musgo; mientras que en los inorgánicos suele haber piedra pómez, vermiculita, arena, hidrogel y más. No obstante, esto varía dependiendo del producto.

    Para elegir el sustrato correcto, es importante revisar los porcentajes de los componentes. Por ejemplo, se considera un buen sustrato aquel que tenga 25% de aire, 25% de agua, 45% de minerales y 5% de material orgánico.

    ¿En dónde se debe aplicar el sustrato?

    Ahora bien, para que el sustrato dé los resultados esperados, es importante hacer una correcta mezcla con el suelo o la tierra. Lo ideal es que lo ubiquemos en la última capa de los 7 cm del suelo, ya que es ahí en donde están los microorganismos esenciales para la planta.

    Una vez que añadimos el sustrato, estos animalitos descomponen la materia orgánica y la transforman en inorgánica. Sin el aire que el sustrato proporciona, los microorganismos no sobreviven y los nutrientes no llegan a las raíces. Para entenderlo mejor, debemos compararlo con un camino de terracería: este está seco, muy duro, sin agua y sin aire, por lo que es imposible que algo germine ahí.

    Paso a paso para formar el sustrato o suelo del huerto

    1. Remueve la tierra

    Si vamos a agregar el sustrato en el suelo, el primer paso es remover la tierra. Esto servirá para airearla y descomprimirla. Una forma práctica de hacerlo es usando un rastrillo de jardín o un bieldo, ya que es más fácil hundirlos en el suelo. No se debe omitir este paso, ya que soltar o aflojar la tierra es lo que favorece la circulación del aire y del agua.

    2. Limpia el suelo

    Posteriormente, debemos retirar la hierba mala acumulada en el terreno. Estas plantas suelen competir con nuestras plantas por agua y nutrientes, por lo que es esencial quitarla para que los componentes lleguen únicamente hacia las semillas. Para eliminarla, no es necesario agregar ningún tipo de químico, es suficiente con arrancarlas con un azadón, aunque este proceso debemos hacerlo de forma recurrente para cuidar el buen desarrollo del huerto.

    3. Agrega el sustrato

    Cuando queda limpio el terreno, es momento de aplicar el sustrato o tierra de composta. Hacemos una zanja con una pala y agregamos 3 kg de compost aproximadamente por m2. La profundidad dependerá de qué planta o semilla hayamos elegido, ya que hay especies de raíces largas y cortas.

    Respecto a la profundidad, lo importante es que sea el suficiente producto para que se mantenga en la última capa del suelo y actúen los microorganismos. Al terminar de aplicar el sustrato, colocamos la plántula o semilla y volvemos a rellenar con tierra.

    4. Protege el suelo

    Durante los primeros días, es importante que la tierra esté bien humedecida y nada la levante. Es por eso por lo que está la alternativa de cubrirla con una capa de pasto cortado, seco o fresco, o paja. La protegerá del sol, los fuertes fríos e incluso de las aves, cuando empiecen a germinar las semillas. Finalmente, hay que regar constantemente y esperar algunos días para comenzar a ver los resultados.

    Paso a paso para forma el sustrato de un cajón para huerto

    Ahora que, si deseamos hacer nuestro huerto en un cajón, por la limitación de espacio o por la facilidad de moverlo, entonces hay que seguir otras técnicas para que el sustrato funcione.

    1. Forra el cajón con plástico

    Los cajones de madera pueden pudrirse y retener el agua si los usamos para armar nuestro huerto. Por tanto, es fundamental forrarlos por dentro si queremos evitar un pronto deterioro, y hacer un agujero al fondo para que drene bien. Debemos asegurarnos de estirar bien el plástico, para evitar roturas o que el agua se estanque en los posibles surcos.

    2. Agregar piedras

    Posteriormente, hay que agregar unas piedras al fondo del cajón y mezclaras con un poco de arena. Estos complementos ayudan a que el agua filtre mejor y haya una mayor retención de la humedad. Sin embargo, es preferible solo aplicar una ligera capa de ambos, de lo contrario, el drenaje empeorará y las raíces pueden verse afectadas. El mayor trabajo de absorción y filtración lo debe hacer un sustrato de calidad y un contenedor debidamente agujereado.

    3. Colocar la tierra

    Finalmente, se introduce la tierra, se deja un espacio al centro para la semilla, y se termina de rellenar. Hay que dejar libre un pequeño espacio antes de cubrir por completo el cajón, ya que ahí añadiremos la capa final de compost o sustrato.

    En cuanto a la profundidad, se recomienda que el recipiente dependerá mucho de lo que se va a plantar, sin embargo, se debe considerar un espacio que permita que las raíces se abrirán camino fácilmente. Si queremos un cajón pequeño, hay que optar por hortalizas y legumbres de raíces cortas como, por ejemplo, la zanahoria, lechuga, cebolla o espinaca.

    4. Protege el sustrato

    Al igual que en el método anterior, también es importante cubrir el sustrato en el cajón, y sobre todo si lo dejamos a la intemperie. En toda la superficie agregamos pasto seco o fresco, o paja, y presionamos un poco para eliminar cualquier agujero de aire.

    ¿Cada cuando hay que abonar o fertilizar?

    En ocasiones, se recomienda abonar o fertilizar cada tres o cuatro semanas utilizando productos que sean de liberación rápida y que tengan un óptimo porcentaje de nitrógeno, fósforo y potasio. Sin embargo, esto se puede evitar si hacemos uso de un buen sustrato. Así, solo tendremos que enriquecer la tierra cuando haya cambio de temporada.

    De hecho, podemos combinar varios sustratos para mejorar considerablemente la mezcla y, por tanto, la fertilidad del huerto. Lo recomendado por agricultores orgánicos y expertos es usar fibra de coco o peat moss y humus de lombriz, dado que los primeros aportan ligereza y esponjosidad para una adecuada retención del agua, y el segundo es bastante rico en nutrientes al ser sustrato orgánico digerido por las lombrices.

    La porción recomendada para hacer la mezcla es 40% humus de lombriz y el resto de fibra de coco o de peat moss. Y si queremos algo para los cambios de temporada, podemos aplicar solo humus.

    Con estos consejos para preparar el sustrato para el huerto conseguiremos plantas más saludables. Además, eligiendo el correcto prescindiremos de abonos recurrentes.

    Déjanos tu comentario

    Recibe los mejores artículos en tu correo.

      Al dar click en "Suscribirme" aceptas nuestros términos y condiciones

      Ayuda

      Pregunta sobre nuestros productos

      Whatsapp Icon

      Envíanos un whatsapp

      +52 812 148 12 56
      SMS icon

      Mensaje por messenger

      The Home Depot México