¿Cómo elegir el ventilador según el espacio?

Para tener una sensación de comodidad en la casa se requiere de un buen mobiliario, un diseño inteligente, electrodomésticos apropiados y una buena ventilación.

Pocas cosas se disfrutan tanto en la vida como el llegar a casa, después de un día de mucho estrés y sofocante sol, y al momento de abrir la puerta sentir una brisa suave, que da una sensación de frescura ambiental.

Siempre se piensa, como la primera alternativa para tener un ambiente fresco en un sistema de aire acondicionado, y no dudamos que esta es una solución válida, pero no siempre resulta ser una opción económica.

¿Alguna vez has pensado en los ventiladores de techo? Un ventilador de techo es una solución práctica que ayuda a sofocar las altas temperaturas, tiene un bajo consumo de energía eléctrica y puede servir para el interior y el exterior de nuestra casa.

Además, hay ventiladores de techo que, por su diseño, son un elemento decorativo más y pueden adaptarse prácticamente a cualquier habitación. Si estás considerando comprar un ventilador de techo, sigue estas interesantes y útiles sugerencias para que sepas cómo elegir el ventilador adecuado.

El diámetro del ventilador

Uno de los principales factores en el que debemos enfocarnos para que el ventilador de techo sea funcional es su diámetro o tamaño. Si el diámetro es grande esto significará que la longitud de las aspas será mayor y, por lo tanto, podrá empujar un mayor volumen de aire. Sin embargo, el tamaño del ventilador de techo debe ir acorde con las dimensiones del espacio.

Es interesante señalar que mientras más grande sea el ventilador, este tendrá un menor consumo de energía, pero el factor decisivo, como ya señalamos, es la proporcionalidad.

El ventilador Hampton Bay de 30 pulgadas es recomendable para las habitaciones chicas de hasta 9m², como es el caso de los dormitorios para niños. De igual modo, si tienes una cocina pequeña un ventilador de esta medida es una buena elección.

Los ventiladores de techo de 42 pulgadas van bien con las habitaciones medianas con un máximo de 25m². Por ejemplo, la mayoría de las cocinas tienen este tamaño y también se pueden utilizar para áreas recreativas.

Finalmente, para habitaciones más grandes de 36m², los ventiladores de 52 y 60 pulgadas son la elección idónea, ya que se suelen emplear para la sala y el comedor.

¿Con o sin luz?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El segundo factor por considerar es la luz. Algunos de estos ventiladores pueden sustituir a una lámpara convencional de techo, sin embargo, si eliges un ventilador sin luz, lo conveniente es que la fuente de luz alternativa funcione correctamente.

El ventilador de techo de plafón tiene un solo punto de iluminación, por lo que es recomendable añadir otros puntos de luz, como lámparas de pie. El ventilador con tulipas dispone de tres a cuatro puntos para la iluminación, resultando ser un poco más potente.

Además, podemos escoger entre ventiladores con bombillas reflectoras de halógeno o fluocompacta. De hecho, los ventiladores con iluminación LED proveen una luz con mayor uniformidad y tienen un promedio de vida de 20 años, por lo que ahorraremos más en temas de electricidad.

El material de las aspas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los principales materiales de las aspas de los ventiladores de techo son el plástico, el acero y la madera.

Las aspas de metal son las más resistentes, duran más y son muy fáciles para limpiar; sin embargo, pueden representar un peligro en caso de que parte de nuestro cuerpo entre en contacto con este ventilador encendido. En las habitaciones de niños no es recomendable este tipo de aspa, pero en la cocina sí es apropiado.

El ventilador con aspas de madera o MDF ofrece calidez y es muy fácil que combine con el resto del mobiliario, por ejemplo, es ideal para el dormitorio o la sala. El único inconveniente de este material es que la humedad lo puede deformar por lo que no es recomendable usarlo en espacios exteriores, el baño o la cocina. Como se trata de una chapa laminada y ligera, su costo es bajo.

Los ventiladores con aspas plásticas son fáciles de mantener y de alta durabilidad. Este es el material preferido en los ventiladores que tienen un diseño moderno y son perfectos para utilizarse en exteriores.

¿Cómo elegir el ventilador de techo de acuerdo con su encendido y ventilación?

Hay ventiladores de techo que se pueden encender usando un mando a distancia. Este es fácil de controlar y de regular, ya que por lo general incluye la función de un temporizador. El tipo de ventilador más popular es aquel que funciona con un interruptor colocado en una pared.

También están los clásicos ventiladores de cadenas que cuelgan en el centro de la habitación. La ventaja de este tipo de ventilador es que, al accionar su cadena, funcionan de manera independiente las aspas y el sistema de iluminación.

Los ventiladores más modernos se pueden adaptar a las condiciones del clima, especialmente el verano y el invierno. Pocos saben que, en las épocas de frío, los ventiladores funcionan como un eficiente calefactor y esto se logra cuando las aspas giran en sentido contrario a las agujas del reloj. Esta es una forma de lograr un consumo energético racional.

La velocidad de giro

Otro factor importante a tener en cuenta son las revoluciones por minuto o la rapidez con la que giran las aspas. En este caso, el tipo de motor es muy importante y tiene una relación directa con el precio final del producto.

¿Cuál debe ser la velocidad adecuada de rotación de las aspas?

Si se trata de un dormitorio o una pequeña oficina, entre los 50 y 100 rpm, es una velocidad baja aceptable que permite dormir sin ruidos en la noche o que se vayan volando los papeles en el escritorio.

En el caso de la cocina, la velocidad debe estar entre los 200 y 300 rpm. Esta velocidad de movimiento ayuda a dispersar los humos y los malos olores, sin embargo, es muy importante seguir a detalle las instrucciones del fabricante porque las características técnicas del ventilador varían, así como sus posibilidades.

Un breve paso a paso para su instalación

Instalar un ventilador de techo es muy sencillo. Por lo general hay que comenzar con las aspas, en donde debemos fijarlas con los tornillos del empaque. Después, necesitamos atornillar la base o el plafón (en este punto es muy importante desconectar el suministro de corriente eléctrica).

Para evitar errores, marca con un lápiz los puntos en el techo donde van colocados los elementos que sostienen el ventilador. También recuerda que en toda instalación eléctrica hay cables neutros (azul), amarillos o verdes (la tierra) y el negro, marrón o gris.

Cuando tengas todo listo, cuelga el ventilador en su gancho y después atornilla los accesorios embellecedores. No obstante, para un mejor flujo de aire debemos colocar el ventilador a una distancia de al menos 60 cm, tomando como referencia la pared más cercana, así como a 2.10 y 2.40 metros del piso. En el caso de que la distancia sea mayor, recomendamos utilizar una barra extensora.

Además, otra cosa por considerar es si el techo es diagonal o es hueco, ya que esto requerirá de ciertas medidas especiales para su instalación.

Sin duda, existen muchas ventajas que nos ofrecen los ventiladores de techo, son más económicos que un aire acondicionado y son elementos más decorativos y versátiles que los referidos sistemas. Además, el mantenimiento es poco frecuente.

Déjanos tu comentario