¿Cómo limpiar una cantera?

Los acabados con piedra de cantera pueden darle una pincelada única y natural a tu hogar. Sea en la decoración interna de tu casa o departamento, o en los espacios externos de los alrededores, incorporar esta clase de acabados pueden brindarte muchas ventajas.

Por ejemplo, por sus propiedades cristalinas, la piedra de cantera es capaz de absorber y mantener estable la temperatura de las paredes, ofrece una mejor acústica evitando las filtraciones de ruido y puede conectar con elegancia con cualquier ambiente por su variedad de colores y texturas.

Sin embargo, debes tener presente que, por su porosidad, estas se desgastan y ensucian con el tiempo, acumulando de esta forma polvo, agua y moho. Cuando no se le aplica un mantenimiento adecuado a las piedras, acaban formándose manchas que le roban su bella apariencia y hasta llegan a desmoronarse.

¿Cómo limpiar una cantera sin dañarla o mancharla, y qué tipo de productos son ideales para darles el mantenimiento que necesitan? A continuación, te mostraremos paso a paso cómo hacerlo y qué productos del mercado puedes aplicar.

Materiales y herramientas necesarias

Antes de comenzar, asegúrate de tener a la mano los siguientes implementos:

  • Cepillos de cerdas medianas
  • Un recipiente con agua
  • Un recipiente para mezclar
  • Un aspersor
  • Un cuchillo plástico o una espátula
  • Detergente 
  • Bicarbonato de sodio
  • Una envoltura de plástico
  • Estopa y esponja para llegar a todo lugar de la piedra
  • Guantes, cubrebocas y lentes, como precaución.

¿Qué productos puedes aplicar que no tengan componentes tóxicos? Es importante que utilices un impregnador, un ácido fosfórico desincrustante que no sea agresivo y una solución desengrasante con PH neutro. A este respecto puedes emplear Aquapel, Restore y KlenzALL respectivamente.

Algunas medidas preventivas

  1. Antes de limpiar la piedra de cantera en el exterior, cuida que el clima no sea lluvioso o húmedo.
  2. Recuerda utilizar el tapabocas, guantes y lentes en todo momento, así como evitar el contacto directo con los productos que utilizarás.
  3. Evita utilizar cualquier producto corrosivo durante la limpieza, ya que estos pueden dañar el recubrimiento de la cantera.
  4. En caso de que sea necesario aplicar los productos que se indican sin diluirlos en agua (posiblemente para eliminar una mancha muy marcada), realiza primero algunas pruebas en una zona de la piedra que no sea tan visible, de modo que estés seguro de que no le causará ningún daño o decoloración.

Cómo limpiar las manchas suaves y la suciedad

Algunas manchas son ligeras y se producen por el desgaste natural después de varios meses o hasta años, o por las marcas de calzado, grasa o impurezas superficiales fáciles de eliminar:

  1. Para comenzar, aplica KlenzAll en la zona afectada de la piedra con ayuda de una estopa, cepillo o esponja. Puedes diluirlo o colocarlo concentrado dependiendo de lo marcado de la mancha y la cantidad de suciedad. La solución desengrasante KlenzALL,no es agresiva debido a su Ph neutro, lo que te permite limpiar manchas sin desgastar la piedra. Puedes  utilizar este producto en todo tipo de recubrimientos, como piedra natural, cerámico, mampostería y porcelánico.
  2. Talla con un cepillo en la zona manchada de forma suave hasta conseguir remover los residuos.
  3. Enjuaga toda la superficie con suficiente agua.
  4. Repite los pasos anteriores unas 3 veces de acuerdo a la concentración de la mancha.
  5. Una vez terminado, deja secar la piedra durante unas 24 horas.

Cómo eliminar los residuos gruesos y velos de boquilla

Cuando te enfrentas a residuos gruesos y velos de boquilla en tu acabado de piedra de cantera, es posible que la medida anterior no sea suficiente. Tendrás que profundizar un poco con el siguiente proceso:

  1. Diluye en un recipiente con agua Restore, que es un ácido noble que no dañará la cantera y que se puede utilizar en casi todos los acabados, excepto en piedras pulidas y brilladas.
  2. Luego, humedece bien la superficie de la piedra de cantera antes de aplicarlo, con una esponja húmeda.
  3. Hecho lo anterior, aplica con una estopa o esponja el Restore diluido en la piedra.
  4. Talla con un cepillo de forma suave, evitando que la solución se seque y deja que actúe por unos 5 minutos. 
  5. Cuando haya pasado suficiente tiempo, retira el producto enjuagando con abundante agua.
  6. Para neutralizar, aplica KlensALL diluido con agua tallando con la ayuda de un cepillo de forma suave.
  7. Enjuaga la piedra con suficiente agua aplicada con una esponja o estopa, y déjala secar durante unas 24 horas. 

Cómo retirar las manchas con cataplasma

Si la mancha o residuo en nuestra piedra de cantera tiene mucho tiempo o es demasiado profunda, será necesario realizar una cataplasma, es decir, una solución jabonosa y consistente, tal y como se indica a continuación:

  1. Para realizar la cataplasma, mezcla bicarbonato de sodio con detergente líquido de forma equivalente en un recipiente vacío, asegurándote de que la mezcla sea espesa. Como alternativo, puedes utilizar tiza en polvo o caolín, mezclado con acetona.
  2. Con ayuda de una esponja, humedece con agua la piedra en la zona de la mancha.
  3. Aplica la cataplasma en la zona afectada con la asistencia de un cuchillo o espátula.
  4. Presiona la solución con la piedra para que la pasta entre a los poros.
  5. Fija una envoltura plástica con cinta adhesiva sobre la mezcla y déjala secar durante aproximadamente 48 horas. 
  6. Retira la envoltura de plástico y la mezcla de bicarbonato con detergente de la piedra. 
  7. Luego, humedece una esponja con agua y aplica sobre la piedra.
  8. Para retirar la totalidad de la cataplasma, aplica KlensALL diluido en agua, talla con un cepillo y limpia con abundante agua. 
  9. Deja secar durante un día entero. 
  10. Para manchas muy marcadas, repite el proceso por segunda vez.

Cómo proteger tu cantera a futuro

Puedes tomar medidas para evitar las manchas en canteras desde el momento en que son instaladas. Una vez se han secado y sellado, realiza una limpieza y aplica un impregnador. Este producto penetrará en los poros de la cantera, los terminará de sellar y creará una “barrera protectora” contra la suciedad, la humedad y los cambios climáticos.

En este sentido, el impregnador ideal es Aquapel, un producto que genera una barrera impermeable sin alterar la apariencia natural de la piedra de cantera, y que prolonga el tiempo de vida y la conservación de la misma.

También puedes realizar este proceso con el impregnador luego de realizar el proceso de limpieza. Asegúrate de haber eliminado todas esas marcas y manchas que deseabas borrar, antes de iniciar con el sellado con Aquapel.

Cómo sellar la cantera con el impregnador

Para aplicar este producto, es necesario que sigas utilizando los guantes, lentes y tapabocas. Puedes implementarlo con una estopa, esponja o colocarlo en un aspersor. Funcionará en todo tipo de recubrimiento poroso, como cantera, ladrillo, mampostería o concreto:

  1. Antes de iniciar, asegúrate de que la superficie se encuentre completamente seca para garantizar su protección. De la misma forma, el clima no puede ser húmedo ni lluvioso. 
  2. La impregnación debe realizarse a dos manos, dejando secar de 20 a 30 minutos entre cada aplicación. 
  3. Dependiendo del tipo de piedra, se recomienda aplicar entre 2 a 4 capas de Aquapel.

Limpia de forma regular y constante

Una vez realizado lo anterior y protegida nuestra piedra cantera, no te olvides de ella. Será necesario que de forma regular (por lo menos una vez al mes), apliques el desengrasante KlenzALL para mantenerla limpia. De este modo, será mucho más sencillo retirar residuos o manchas. 

Además, ya sabes cómo limpiar una cantera de forma efectiva, práctica y sencilla, y los productos KlensALL, Restore y Aquapel estarán de tu lado y te ayudarán en esta tarea. Así que, utiliza estas sugerencias, y ten el acabado que deseas en tus piedras de cantera.

Quizá sea cierto, los acabados de cantera se ensucian y desgastan muy rápido por su porosidad, por estar expuestos a cambios climáticos, cambios de temperatura, humedad y suciedad. Pero nadie puede resistirse al toque natural y acogedor que le dan a nuestro hogar. Por esto vale la pena el esfuerzo de mantenerlas en buen estado.

Déjanos tu comentario