Escoge los mejores tipos de focos para tu casa

 

La iluminación en el hogar es muy importante para generar ambientes agradables y funcionales según el espacio. Para escoger la mejor iluminación es necesario conocer las características de los tipos de focos con los que vamos a iluminar. Existen diferentes puntos a considerar a la hora de escoger el foco más adecuado para nuestras necesidades. Debemos tomar en cuenta la temperatura, la tecnología y la luminosidad ya que son características que pueden cambiar la percepción que tenemos de una habitación y pueden hacer que nuestras sensaciones sean muchos mejores. Teniendo esto en cuenta vamos a conseguir ambientes que nos invitan a relajarnos, que nos ayuden a trabajar o que faciliten las tareas de la casa.

Temperatura según el espacio

Cuando hablamos de temperatura en la luz no nos referimos al calor o a grados centígrados. El termino temperatura dentro de la iluminación hace referencia al color de la luz y como percibimos el ambiente que producen.

Un foco que tiene una luz cálida es el que emite una luz con un color amarillento. Este tipo de luz produce una sensación de calidez. Cuando iluminamos un espacio con luz cálida la habitación se vuelve más acogedora debido al color amarillo que los humanos relacionamos con calor. Ese tipo de luz es recomendada para dormitorios, sala de estar y lugares donde la sensación que queremos es íntima y que nos invite a relajarnos.

La otra temperatura de mayor uso que nos vamos a encontrar en el mercado es la luz fría. La luz fría es una luz blanca y brillante. Este tipo de luz se recomienda para utilizarse en lugares de trabajo donde se necesita estar alerta. Dentro de la casa esta luz es usada en cocina o en la oficina.

Existe también la luz neutra, esta, la encontraremos principalmente en la tecnología LED ya que es la más moderna en el mercado. Este tipo de luz es un intermedio entre el amarillo de la luz cálida y el blanco de la luz fría. Puede utilizarse principalmente en espacios de trabajo o en donde hagamos tareas que requieran de más precisión como por ejemplo, en la cocina, el baño o vestidores donde queremos ver mejor nuestra ropa. La temperatura de color viene siempre escrita en las características de los focos junto con la potencia o el consumo.

Elegir la tecnología

Gracias al desarrollo de la tecnología, actualmente existen varios tipos de focos con diversas ventajas y características. Los tipos de focos que encontramos en el mercado para el hogar son: LED, incandescentes, halógenos y fluorescentes.

Los focos incandescentes son los que conocemos tradicionalmente. La tecnología que utilizan es mediante un filamento que emite luz dentro de una bombilla de vidrio. Esta tecnología al ser la más antigua tiene un gasto energético importante, los niveles de consumo de energía son elevados. Sin embargo, el tipo de luz que emiten es agradable y acogedora. Los focos incandescentes son de luz cálida.

Los focos de halógeno producen una luz cálida con un buen grado de luminosidad. Tienen un consumo de energía alto, pero son ideales para alumbrar espacios de forma puntual permitiendo una buena reproducción de colores. Este tipo de focos se utilizan cuando queremos realzar alguna zona en particular, por ejemplo, un espejo o un cuadro.

Los focos fluorescentes compactos o ahorradores son un tipo de foco muy utilizado en la actualidad. Podemos encontrarlos tanto cálidos como fríos.  Este tipo de tecnología tiene un gasto energético bajo, de ahí su nombre de “focos ahorradores”. Se pueden utilizar en cualquier espacio y han sustituido a los focos convencionales o incandescentes ya que pueden colocarse en el mismo tipo de base. Gracias a sus características de ahorro de energía y durabilidad se han colocado como los favoritos de los usuarios.

Los focos LED son la tecnología más avanzada que tenemos en la actualidad. Un foco LED tiene una durabilidad muy alta, es decir que vamos a tener que sustituirlos muy poco en comparación con el resto de las tecnologías. Un foco LED tiene una vida útil de 25 años en promedio. Otra ventaja que tiene es el poco gasto energético que representa, ahorra hasta un 90% de energía.  Con esto vamos a obtener un beneficio importante en nuestros bolsillos que se verá reflejado en el recibo de la luz. Cuenta con diferentes tonalidades, por lo tanto, podemos decidir usarlos en prácticamente cualquier espacio de nuestra casa. El inconveniente que podríamos encontrar en este momento en este tipo de foco es el precio. La inversión inicial puede parecer elevada si comparamos con el resto de las opciones, pero pensando en un futuro nos daremos cuenta de que el ahorro es mucho mayor en el gasto de consumo. Dentro de los tipos de focos es el más recomendado, hay muchas marcas de gran calidad que los fabrican y venden.

Revisar la luminosidad

Otro punto que debemos tomar en consideración al elegir los tipos de focos de nuestra casa es la luminosidad. La luminosidad es la cantidad de luz que va a emitir el foco. Esta se mide en lúmenes. Dependiendo del espacio que queramos iluminar y el ambiente que buscamos generar debemos pensar en la cantidad de luz que necesitamos. La luz tenue o con una baja luminosidad nos sirve para relajarnos mientras que una luz intensa nos sirve mucho más para trabajar o para desempeñar tareas que requieran atención y precisión.

En una lámpara de noche la luminosidad que vamos a necesitar es mucho menor que en una oficina o espacio de trabajo. En una oficina, podemos necesitar una luminosidad hasta de 2500 lm ya que vamos a realizar un trabajo en el que debemos concentrarnos y estar alertas, necesitamos ver perfectamente para cumplir con alguna tarea o trabajo. En el caso de la lámpara de noche, la luz que buscamos es mucho más relajante y tenue, por lo que la luminosidad que requerimos es menor, por ejemplo 400 lm.

Cuando realizamos tareas de precisión o que requieren de nuestra vista es necesario contar con una luminosidad mayor para no forzar la vista. Es por esto que en espacios donde debemos ver con claridad no se recomienda usar focos con poca luminosidad. Estos se recomiendan en lámparas de noche en dormitorios, lámparas de pie en la salas o comedores.

Focos decorativos

Los focos decorativos son una excelente opción para dar un aspecto moderno y especial a nuestra casa. Actualmente están muy de moda los focos vintage que tienen formas y tamaños atractivos y sirven como decoración en los espacios. Existen en diferentes tecnologías como pueden ser focos incandescentes y focos LED. Estos últimos son muy utilizados ya que usando la tecnología más actual nos llevan a una imagen clásica pero a la vez de moda.

Nosotros mismos podemos jugar con la iluminación de la casa sustituyendo los focos, cambiando nuestras lámparas y creando ambientes y sensaciones de modo fácil y eficiente. La luz en casa nos ayuda a relajarnos, a trabajar y a sentirnos más cómodos. Existe gran variedad de tipos de focos en el mercado con los que podemos experimentar y ahorrar. Las formas, tamaños y tipos de luz que podemos encontrar en las tiendas son enormes y tomando en consideración los puntos que hemos mencionado antes estamos seguros que haremos la mejor elección para nuestra casa y así disfrutaremos de una iluminación eficiente y agradable.

Déjanos tu comentario