• Home
  • Baño
  • La remodelación para baño: empezando por las paredes

La remodelación para baño: empezando por las paredes

Lo último que deseamos al momento de remodelar un baño es que el dinero se vaya por el inodoro y que el presupuesto suba estratosféricamente. Es por eso que hay que planificar bien lo que se puede hacer y descartar todo aquello que sobrepase nuestra capacidad financiera

Cuando se trata de la remodelación para baño, siempre existe el latente temor de que, así como la cocina, se trate de un espacio muy costoso de renovar por sus materiales. Si tienes esta preocupación, lo comprendemos.

Pero no tienes que endeudarte para lucir un baño en condiciones óptimas, basta con una pizca de ingenio y actualizar aquello que influya notablemente en la apariencia de tu baño. Por ejemplo, ¿te has fijado en las paredes? Las paredes del baño deben de tener características diferentes al resto de los muros del hogar ya que aquí suele haber mucha humedad.

Si  estás pensando en dar un aspecto nuevo a las paredes de tu baño, sigue estas recomendaciones.  

Estas son algunas opciones para remodelar la superficie de la pared

Papel tapiz de vinilo

Esta opción está ganando popularidad rápidamente, adueñándose de todos los rincones de la casa, incluso del baño. Entre las múltiples ventajas que presenta el papel tapiz decorativo, su precio lo hace sumamente atractivo. Además de ser una alternativa económica frente a otras opciones de remodelación de pared, literalmente hay cientos de modelos que puedes elegir con distintos motivos, tamaños y diseños.

Un aspecto importante del papel tapiz de vinilo es que es resistente a las condiciones húmedas del baño, protegiendo también la pared donde se coloca. Quizás el problema del papel tapiz viene de su calidad, no todas las ofertas del mercado ofrecen un material de primera y esto resulta en una forzosa sustitución al cabo de un corto tiempo.

Por otra parte, si se elige este elemento, hay que tomar en cuenta que una mala colocación significará burbujas en el papel tapiz y un acabado desalineado. Sin embargo, si se hace correctamente, se puede llegar a un excelente resultado y lo mejor ¡súper personalizado!

Pintura interior

La pintura interior puede cambiar en cuestión de segundos la forma como se ve una pared. De igual manera, en el mercado hay mucha oferta para elegir: miles de tonos y paletas de colores, distintos tipos de brillo, texturas y acabados. 

Cabe recalcar, que en el caso específico del baño no se puede elegir cualquier tipo de producto. Por ejemplo, una pintura de calidad C puede servir en varias paredes de la casa, pero no el baño. Si has decidido pintar las paredes de este espacio, procura elegir un producto resistente al agua. Si se hace lo contrario, al poco tiempo tendrás que aplicar otra capa de pintura y correr con gastos extras. 

Asimismo, para iniciar a pintar hay que tener cuidados especiales. El mayor riesgo de realizar esta actividad, es no hacerlo de manera limpia porque pueden salpicar rastros de pintura en los muebles y dañarlos. De igual forma, si no se lija la superficie de la pared, se observarán imperfecciones en la pintura. 

Las piezas de cerámica

Colocar bloques de cerámica y azulejos en la pared siempre será una de las mejores opciones. Sin duda es más costoso que pintar o colocar un papel tapiz decorativo, pero a largo plazo resultará más conveniente. Entonces ¿por qué usar cerámica para forrar las paredes? 

Primeramente, es más impermeable que cualquier otro material. El mantenimiento posterior a la instalación es muy sencillo, en ocasiones basta con un trapo seco o ligeramente humedecido para que tenga su aspecto de siempre.

Aunque no lo creas, el proceso de colocación de las piezas cerámicas para el baño es más sencillo de lo que imaginas. Te recomendamos el uso de material de muy buena calidad, ya que este no tendrá las imperfecciones de los materiales que se promocionan como baratos.  

¿Quieres saber cómo colocar mosaicos y otras piezas cerámicas en la pared? Este es un paso a paso para su instalación.

1. Limpia bien el área

En lo posible, la pared debe estar lijada y libre de elementos que sean protuberantes. Al momento de colocar un mosaico, el mismo se verá mejor alineado.

2. Aplica adhesivo

Los adhesivos ya vienen preparados para usarse específicamente en los mosaicos. En el mercado los puedes conseguir de buena calidad y en dos tonalidades: gris y blanco.  

3. Coloca el mosaico

Toma un mosaico y colócalo sobre la pared con cuidado. Este es el momento de medir para luego realizar los cortes necesarios para que la losa coincida con el borde de la pared. 

4. Realiza los cortes correspondientes

Vas a necesitar una sierra de mesa, esta es la forma más práctica para trabajar y sujetar de una mejor manera el mosaico. La sierra de mesa para cortes de losa Ryobi es una excelente aliada para realizar este trabajo, ya que la calidad de esta herramienta es tan esencial como la de las mismas losas. 

5. Usar separadores para que las piezas queden alineadas

Estos útiles accesorios te ayudarán a que todo se vea alineado y ordenado. En el proceso de colocación de los bloques de cerámica, ve colocando los separadores, asegurándote de que el resultado final sea impecable. 

6. Coloca la malla de pared 

Colocar mallas en la pared está de moda y el baño no es la excepción. Puedes elegir entre cientos de diseños y formas, las cuales le dan personalidad y frescura a cualquier espacio. Sigue los mismos pasos que en el proceso de instalación de mosaicos. 

7. Aplica la boquilla

La boquilla es el elemento que logra que no se genere algún tipo de filtración de agua a través de las divisiones o separadores entre las piezas. Hay distintos colores de boquillas en el mercado, por lo que puedes usar el más conveniente. 

8. Limpia el excedente

Por último, usa un trapo limpia para limpiar el excedente. Hazlo inmediatamente porque al secar la mezcla la tarea será más difícil. ¡Obtendrás un trabajo reluciente! 

Otras opciones para considerar en la remodelación del baño

Beadboard

El beadboard presenta la enorme ventaja de que protege las paredes en los espacios donde existe mucha humedad, particularmente en lugares como la regadera y la tina. Quizá el único inconveniente es que su estilo no combina con todos los diseños para el baño, pero es una posibilidad que vale la pena explorar.

Tileboard o MDF

Esta puede ser una solución de emergencia, ya que se trata de un componente estable que permite una adaptación sencilla a la pintura que se le ponga encima. No obstante, el MDF es un material poco resistente al agua, así que jamás será un buen sustituto de las paredes con losas de cerámica.

No cabe duda que para empezar una remodelación para baño hay que tener las ideas bien claras. La sugerencia es comenzar por cambiar aquello que ofrece una verdadera transformación a este espacio: las paredes. Fija tu atención en este elemento y considera añadirle losas o mosaicos para darles un aire fresco.

Una vez que hayas emprendido tu proyecto de remodelación, añade toques decorativos originales, como cuadros, cortinas llamativas y otros accesorios que pueden ser agradables mientras te encuentras en este espacio tan personal.

Hay muchas ideas sencillas y no tan costosas que pueden causar gran impacto en este cuarto, de manera que puedes ahorrar y obtener un resultado increíble al mismo tiempo. Te garantizamos que, con la colocación de losas de cerámica, el baño de tu casa lucirá genial y tus invitados quedarán gratamente sorprendidos.

Déjanos tu comentario