Guía práctica para instalar cerradura

Instalar una chapa o cerradura puede parecer un proceso complicado. A simple vista, es un rompecabezas formado por un montón de piezas metálicas y tornillos, y si la puerta no cuenta con los orificios necesarios, aún mayor es el reto.

Entonces, ¿por dónde comenzar?, ¿será necesario contratar a un cerrajero? La verdad es que, aunque no tengamos conocimientos previos, con un poco de paciencia y siguiendo las instrucciones de esta Guía práctica para instalar cerradura, podremos hacerlo nosotros mismos, sin ningún tipo de riesgo.

Selección de la Cerradura

La selección de nuestra chapa o cerradura es un paso esencial, y existe una amplia variedad de ellas en el mercado, cada una con sus características y ventajas, de acuerdo al uso que le daremos:

Cerraduras para las entradas principales

Cuando se trata de la entrada de nuestro hogar o comercio, buscamos invertir en cerraduras que se caractericen por su calidad y seguridad. En el caso de nuestro hogar, las Cerraduras de Gatillo son ideales por su elegancia, estética y confiabilidad.

También existen las Cerraduras de Sobreponer, que por su material resistente y doble cilindro, ofrecen un mayor nivel de seguridad, y pueden complementarse a otras cerraduras que ya se encuentren instaladas. Éste tipo de cerraduras lo podemos encontrar en barra, tambor o cilindro acorazado, perfecto para sitios como cocheras y garajes.

Cerraduras electrónicas y digitales

La tecnología nos ofrece lo último en seguridad. Si deseamos aprovechar estas bondades, podemos encontrar una gran variedad de modelos de Cerraduras Electrónicas, entre ellos, los que usan llaves de proximidad, táctiles, con huella dactilar, código numérico y hasta bluetooth.

Cerraduras para interiores

Si se trata de una habitación convencional en el interior de nuestro hogar, o cualquier otro establecimiento, podemos optar por una Cerradura de Embutir, sea de tipo tubular o cilíndrico, la cual nos brinda la seguridad y durabilidad que necesitamos.

En esta ocasión explicaremos el procedimiento que debe seguirse para instalar una cerradura de embutir, de pomo tipo bola, una de las más comunes para las puertas de las habitaciones, aún si nuestra puerta no cuenta con los orificios que se requieren.

La seguridad es lo primero

Aunque instalar una cerradura es un proceso relativamente simple, es recomendable tomar las medidas mínimas de seguridad para evitar cualquier lesión o herida, como en cualquier trabajo que requiera el uso de herramientas. Tengamos a la mano los siguientes implementos antes de iniciar el trabajo:

  • Guantes de seguridad
  • Lentes de seguridad
  • Vestimenta cómoda y adecuada para el trabajo

Herramientas y materiales

Para la instalación de la cerradura debemos contar con las herramientas adecuadas, así realizaremos el trabajo de forma rápida y lograremos un resultado final de calidad profesional. Necesitaremos lo siguiente:

  • Cinta para medir
  • Lápiz
  • Taladro
  • Desarmador o destornillador
  • Juego de sacabocados
  • Formón
  • Martillo
  • Guía de sacabocados

Paso a paso para instalar cerradura

Ahora que ya contamos con todas las herramientas que necesitamos y tomamos las medidas de seguridad necesarias, es momento de iniciar la instalación de nuestra chapa o cerradura. ¡Comencemos!

Paso 1. Medición y marcaje

En el marco de la puerta, se encuentra un orificio en el que encaja el pasador o pestillo del cilindro, llamado recibidor. Iniciaremos la instalación midiendo y marcando la altura de este orificio con respecto al piso, tanto en el marco, como en la puerta, pues será la altura en la cual colocaremos nuestra cerradura (normalmente entre 90 cm y 105 cm).

Es recomendable utilizar como referencia la medida de otras cerraduras en el hogar. Sin embargo, si nuestra puerta ya cuenta con la caja perforada para el recibidor en el marco, utilizaremos esta altura como referencia.

Generalmente, al adquirir una cerradura, ésta incluye una guía o plantilla con las medidas exactas para realizar las perforaciones, de modo que podemos usarla para el marcaje. En caso contrario, trazamos un círculo con el diámetro adecuado para los pomos, a 6 cm aproximadamente desde el borde de la puerta hacia adentro, a la misma altura que tomamos para el recibidor. Para la perforación del cilindro, marcaremos justo en el centro del canto de la puerta, a ésta misma altura.

Paso 2. Perforaciones

Debemos realizar dos perforaciones con el taladro y el sacabocados, una para los pomos, y otra transversal para el pasador en el canto de la puerta. Para los pomos, taladramos por ambas caras de la puerta un agujero circular con la guía del sacabocados, a la misma altura del recibidor, y a 6 cm del borde de la puerta de acuerdo a la marca que realizamos (la circunferencia de la perforación debe tocar nuestra marca).

Con el formón y un martillo, rebajaremos con cuidado la madera del canto haciendo espacio para acomodar el pasador, y una vez logrado el ajuste que necesitemos, fijamos la platina del recibidor con los tornillos usando el destornillador.

Paso 3.

 Instalación del pasador o cilindro

Una vez realizadas las perforaciones con el sacabocados y fijada la platina del recibidor, procederemos con la instalación del cilindro. Fijamos la platina al canto de la puerta con sus respectivos tornillos, asegurándonos de que encaje de la manera adecuada y se mantenga firme de forma horizontal.

Paso 4. Instalación de los pomos o perillas

El pomo externo contiene un gatillo y dos soportes, lo que lo distingue del pomo interno. Una vez que hemos asegurado el cilindro, sólo nos queda acoplarlo con los pomos de la cerradura.  Comenzamos por la perilla que va en el lado externo de la puerta, presionamos el pasador e introducimos la perilla de forma que el pasador encaje con el gatillo.

Luego de asegurar el cilindro con el gatillo del pasador, probamos que funcione correctamente girando la perilla. Fijamos la chapa del pomo con los tornillos correspondientes y colocamos finalmente la perilla del lado interno de la puerta.

Una vez que tengamos instalada nuestra cerradura, es importante realizar algunas pruebas de funcionamiento, cerrando y asegurando la puerta, utilizando todas las copias de las llaves, y girando ambas perillas efectuar que todo salió bien.

Consejos y recomendaciones

Complementamos esta guía con algunas recomendaciones que serán de gran utilidad al momento de instalar cualquier cerradura:

  • Antes de la instalación, es importante fijar la puerta en su lugar y no hacerlo de manera independiente. De esta forma podremos medir con exactitud la altura del pasador.
  • Si pensamos aplicarle algún tipo de tratamiento o pintura a nuestra puerta, es recomendable hacerlo luego de las perforaciones, e instalar la cerradura una vez se encuentre en su acabado final.
  • A fin de trabajar con mayor comodidad, podemos inmovilizar la puerta con cuñas de goma, antes de iniciar el trabajo.
  • Es importante que nos tomemos el tiempo de investigar y seleccionar el tipo de cerradura más adecuado, de acuerdo con la puerta que aseguraremos y su ubicación.
  • Si en casa tenemos niños o mascotas, es recomendable utilizar cerraduras de pomo para las habitaciones, puesto que son más difíciles de abrir.

Instalar una cerradura nunca ha sido tan sencillo. En esta era de la información, con tan solo ver un vídeo o leer una guía práctica, podemos ser capaces de realizar casi cualquier tarea si contamos con las herramientas necesarias. De esta forma, estaremos ahorrando dinero y podremos invertirlo en un mejor sistema de seguridad para proteger nuestro hogar y a toda nuestra familia.

Déjanos tu comentario