• Home
  • Baño
  • Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Los espacios de nuestro hogar deben ser cómodos y agradables para cualquier integrante de la familia, por ello, es importante prestar atención a las necesidades que cada uno tiene. Ya sea por embarazo, edad, alguna lesión o condición física, es probable que en algún momento presentemos dificultad motriz, por lo que es necesario contar con habitaciones que faciliten nuestro desplazamiento y reduzcan los riesgos de sufrir accidentes. Uno de los espacios en el que debe haber mayor enfoque, debido al espacio reducido, el riesgo de caída al resbalar, es el baño, es por eso que necesitarás adaptar tu baño para hacerlo más seguro.

Los adultos mayores y discapacitados son los primeros en requerir espacios que permitan su movilidad, sobre todo en lugares como el baño. Realizar algunos ajustes y colocar accesorios que les brinden apoyo es esencial para darles mayor independencia y mejorar su calidad de vida.

5 tips para renovar tu baño para hacerlo más seguro

1. Espacios amplios

Si tenemos oportunidad de remodelar la habitación, hay que considerar hacer más grande el baño. Es importante que cuente con el diámetro adecuado para que una silla de ruedas gire libremente o que una persona con bastón pueda desplazarse sin dificultad, y procurar que no hayan objetos que obstruyan el paso. Las puertas también tienen que ser amplias.

2. Grifería, regaderas y cerraduras prácticas

La grifería del lavamanos y la regadera tienen que ser resistentes y de fácil uso. Lo recomendable es instalar modelos de manija o jaladera que no requieran demasiado esfuerzo para abrirse. Incluso, es mejor optar por grifería de sensor. De igual modo, hay que elegir puertas que tengan palanca para agilizar la entrada y salida.

3. Accesorios a una distancia adecuada

La accesibilidad es indispensable en los baños para personas con deficiencia motriz, por eso los accesorios deben estar colocados a una altura funcional para todos. Hay que considerar este detalle al ubicar los espejos, portarrollos, toalleros, secadores, organizadores, barras de apoyo, entre otros, para que las personas puedan acceder a ellos incluso sin estar de pie. Si tu baño es pequeño, aprovecha para colocar muebles que optimicen el espacio y te sirvan para almacenar productos de higiene.

4. Puertas cómodas para emergencias

Los accidentes son inevitables, por eso necesitamos que las puertas se puedan abrir sin complicaciones en caso de algún accidente. Lo mejor es que la puerta de entrada pueda abrirse hacia afuera y que las regaderas tengan puertas corredizas o cortineros.

5. Evitar superficies inestables

Para prevenir cualquier riesgo de caída hay que evitar que objetos, como muebles o artículos, obstaculicen el paso, así como que no haya escalones o bordes que puedan dificultar el ingreso hacia la regadera. Las superficies deben ser uniformes y firmes, no hay que tener tinas y hay que instalar pisos antiderrapantes. En caso de ser necesario, solo hay que considerar una pequeña pendiente para que el agua no se acumule en la ducha.

Deja tu comentario