• Home
  • Baño
  • Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Cómo adaptar tu baño para hacerlo más seguro

Los espacios de nuestro hogar deben ser cómodos y agradables para cualquier integrante de la familia, por ello, es importante prestar atención a las necesidades que cada uno tiene. Ya sea por embarazo, edad, alguna lesión o condición física, es probable que en algún momento presentemos dificultad motriz, por lo que es necesario contar con habitaciones que faciliten nuestro desplazamiento y reduzcan los riesgos de sufrir accidentes. Uno de los espacios en el que debe haber mayor enfoque, debido al espacio reducido, el riesgo de caída al resbalar, es el baño, es por eso que necesitarás adaptar tu baño para hacerlo más seguro.

Los adultos mayores y discapacitados son los primeros en requerir espacios que permitan su movilidad, sobre todo en lugares como el baño. Realizar algunos ajustes y colocar accesorios que les brinden apoyo es esencial para darles mayor independencia y mejorar su calidad de vida.

5 tips para renovar tu baño para hacerlo más seguro

1. Espacios amplios 

Si tenemos oportunidad de remodelar la habitación, hay que considerar hacer más grande el baño. Es importante que cuente con el diámetro adecuado para que una silla de ruedas gire libremente o que una persona con bastón pueda desplazarse sin dificultad, y procurar que no hayan objetos que obstruyan el paso. Las puertas también tienen que ser amplias.

2. Grifería, regaderas y cerraduras prácticas

La grifería del lavamanos y la regadera tienen que ser resistentes y de fácil uso. Lo recomendable es instalar modelos de manija o jaladera que no requieran demasiado esfuerzo para abrirse. Incluso, es mejor optar por grifería de sensor. De igual modo, hay que elegir puertas que tengan palanca para agilizar la entrada y salida.

3. Accesorios a una distancia adecuada

La accesibilidad es indispensable en los baños para personas con deficiencia motriz, por eso los accesorios deben estar colocados a una altura funcional para todos. Hay que considerar este detalle al ubicar los espejos, portarrollos, toalleros, secadores, organizadores, barras de apoyo, entre otros, para que las personas puedan acceder a ellos incluso sin estar de pie. Si tu baño es pequeño, aprovecha para colocar muebles que optimicen el espacio y te sirvan para almacenar productos de higiene.

4. Puertas cómodas para emergencias

Los accidentes son inevitables, por eso necesitamos que las puertas se puedan abrir sin complicaciones en caso de algún accidente. Lo mejor es que la puerta de entrada pueda abrirse hacia afuera y que las regaderas tengan puertas corredizas o cortineros.

5. Evitar superficies inestables

Para prevenir cualquier riesgo de caída hay que evitar que objetos, como muebles o artículos, obstaculicen el paso, así como que no haya escalones o bordes que puedan dificultar el ingreso hacia la regadera. Las superficies deben ser uniformes y firmes, no hay que tener tinas y hay que instalar pisos antiderrapantes. En caso de ser necesario, solo hay que considerar una pequeña pendiente para que el agua no se acumule en la ducha.

¿Qué accesorios usar para adaptar los baños?

Barras de apoyo

Las barras de apoyo le dan mayor autonomía a las personas, ya que funcionan como un soporte para que puedan moverse cómodamente y sin temor a resbalarse. Hay dos tipos, las barras que van fijas a la pared y las que son removibles. Ambas son útiles, pues la primera sirve para sujetarse firmemente, en caso de querer sentarse, levantarse o girar, mientras que la segunda permite el desplazamiento dentro de la habitación.

Para garantizar mayor seguridad, lo mejor es que las barras de apoyo estén hechas con un material resistente a la corrosión y durable, como el acero inoxidable, sean capaz de soportar bastante peso y estén localizadas en zonas clave. Se recomienda ubicar las barras dentro de la ducha y a ambos lados del inodoro y del lavamanos, para que puedan realizar sus actividades sin dificultad.

Existen diferentes tipos de modelos para dar mayor comodidad según las características del baño y las necesidades de cada persona. Hay diseños rectos y angulares, con esquinas cuadradas o redondas. Los podemos colocar de forma horizontal o vertical, según el espacio que tengamos disponible entre cada mueble.

Inodoros y lavamanos

El diseño de los muebles también tiene que considerarse para tener habitaciones funcionales. En el caso del lavamanos, este debe ser suspendido (sin pilar), para que el espacio de abajo quede liberado y pueda entrar una silla de ruedas. Mientras que, en el caso del inodoro, se recomienda que sea alargado y de altura óptima para que las personas puedan sentarse con mayor comodidad. De igual modo, hay que verificar que el asiento esté bien sujeto y en buen estado para evitar caídas.

Bancos o sillas

El área de la regadera puede ser un lugar peligroso si no está bien adaptada. Además de la instalación de barras de apoyo, es importante anexar un banco o una silla para facilitar esta tarea. Para prevenir golpes y resbalones, es necesario que este artículo sea antideslizante y se ajuste a diferentes alturas. De esta manera obtendremos mayor estabilidad e incluso servirá de apoyo para los familiares o enfermeras que tengan que auxiliarlos.

Para dar mayor estabilidad también podemos optar por fijar el banco a la pared o al suelo, de esta manera no se moverá al querer pararnos o sentarnos, así como colocarla en una zona libre de organizadores o artículos colgados en la pared, ya que se corre el riesgo de que caigan sobre la silla.

Tapete para regadera

Acompañando a los bancos y las barras, tampoco debe faltar un tapete para regadera. Este debe ser antideslizante, por lo que hay que buscar modelos que incluyan ventosas y que tengan una superficie segura y cómoda para la pisada. Además, hay modelos que tienen sistema antibacterial para evitar el crecimiento de hongos y otros organismos a causa de la humedad. Podemos colocarlo incluso dentro de una tina.

Regaderas manuales 

Las regaderas manuales son otra opción, si queremos que las personas con poca movilidad tengan mayor independencia. Algunas tienen un soporte en barra, mientras que otras se sostienen por medio de imán. Sus funciones se activan por medio de botones que están a los costados. Es práctica no solo es de utilidad para discapacitados y adultos mayores, sino también para personas con lesiones, pues permite humedecer solo las zonas del cuerpo que deseamos.

Consejos adicionales para adecuar baños y hacerlos más seguros

Cuidar la iluminación 

Así como es importante contar con los elementos necesarios para facilitar los movimientos, también es necesario disponer de una buena iluminación para diferenciar los artículos que se puedan encontrar en el baño, así como su distribución. También debe distinguirse bien el suelo y la pared para estimar distancias.

Repisas bajas

Para que las personas no tengan que agacharse o estirarse demasiado, los productos como el champú deben acomodarse en una repisa baja. De esta manera no se dificultará su uso ni su posterior organización, y no habrá riesgo de que se deslicen.

Espejos

Además de considerar la altura, debemos colocarlo de forma inclinada, de esta manera cualquier persona en silla de ruedas o encovada podrá verse en el espejo sin necesidad de estirarse o tener que estar levantado.

Tablas de bañera

Aunque no se recomienda tener bañera o tina, podemos mejorar su usabilidad incorporando una tabla que les permita sujetarse y tener todos los artículos al alcance. Se puede levantar o remover para permitir ingresar o salir. También hay asientos abatibles que se pueden colocar al interior para que no se resbalen.

Acceso antes de llegar al baño

No solo el baño debe ser accesible, sino su llegada a él también. Es importante que el pasillo que va directo hacia la entrada esté despejado, sin alfombras, muebles, relieves u objetos que puedan entorpecer y provocar un accidente. Además, debe tener lámparas o luces bien ubicadas para que puedan atravesarlo durante la noche.

Botones de emergencia

La tecnología está para ayudarnos, así que no está demás agregar alarmas o botones de emergencia que le ayuden a nuestros familiares a comunicarse en caso de que estén en problemas o enfrenten alguna dificultad. Es recomendable ubicarlos cerca del piso, en caso de que la persona no pueda levantarse.

Con estas medidas haremos de nuestros baños un lugar más cómodo y seguro para personas de todas las edades o con algún tipo de dificultad.

Déjanos tu comentario