Cómo instalar un clóset metálico

Los clósets metálicos son una alternativa económica, personalizada y fácil de instalar cuando se requieren nuevos espacios para organizar distintos artículos en el hogar.

Además de ser muy resistentes y fáciles de limpiar, se pueden instalar y cambiar de lugar con gran facilidad sin necesidad de modificar estructuralmente los espacios.

No es necesario contratar a un experto en diseño de interiores, ni hacer una gran inversión en materiales para tener un clóset nuevo, de diseño moderno, minimalista y funcional.

Sólo basta con seguir esta guía paso a paso para instalar un clóset para crear la solución que más se adapte a cada espacio y necesidad específica.

Herramientas y materiales

Para instalar un clóset metálico son necesarias las siguientes herramientas y materiales:

  • Flexómetro
  • Nivel
  • Lápiz
  • Taladro atornillador
  • Brocas
  • Juego de tornillos y taquetes
  • Ménsulas, rieles y repisas
  • Ganchos para barra y barra

Es importante recordar que las brocas, tornillos y taquetes se deben seleccionar de acuerdo al material de construcción propio de la pared donde se instalará el clóset metálico.

Antes de comenzar: pasos previos a instalar un clóset

Previamente a instalar el clóset metálico, es necesario seleccionar y preparar el lugar donde se instalará.

Es recomendable tomarse el tiempo de elegir bien la configuración del clóset según las necesidades y cantidad de ropa u objetos que se almacenarán para así aprovechar al máximo el espacio disponible.

Aunque no es obligatorio, es recomendable emparejar y pintar las paredes donde se instalará el clóset metálico para obtener un resultado realmente profesional.

Una vez que la superficie esté lista, es necesario medir el largo, ancho y la profundidad del espacio donde se instalará el clóset y comprobar que la configuración elegida se adapte al espacio disponible.

Una buena idea es medir el largo y el ancho en tres alturas diferentes para corroborar que las paredes se encuentran debidamente encuadradas. En caso de no ser así, y obtener diferentes medidas, lo mejor es tomar como referencia del espacio disponible la medida más corta anotada.

Al tomar las medidas también es importante tener en cuenta ciertos elementos que puedan estar presentes en la habitación, como por ejemplo:

  • Puertas
  • Ventanas
  • Interruptores, enchufes y tomas de corriente
  • Ductos de ventilación, entre otros

En el caso de puertas y ventanas, es necesario tener en cuenta el espacio que ocupan al abrirse, para que el clóset no impida su total funcionamiento.

Algo similar sucede con interruptores, tomas de corriente y ductos de ventilación, pues estos deben quedar despejados para poder funcionar de forma apropiada y segura.

Configuración del clóset

Una vez medido el espacio disponible para instalar el clóset, para elegir la mejor configuración, es necesario tomar en cuenta los siguientes aspectos de las necesidades de almacenamiento:

  • Cuántas cosas necesitamos guardar
  • Características de los elementos que guardaremos, es decir, se pueden apilar, colgar, entre otros.

Al elegir una configuración funcional para un clóset, una buena idea es poner las cosas de uso frecuente al alcance de la mano, como por ejemplo zapatos o calcetines y aprovechar los espacios en altura para almacenar los elementos de uso esporádico o por temporadas como artículos deportivos, sombreros, ropa de fiesta u otros.

Quienes tienen una mayor cantidad de pantalones y camisas pueden aprovechar de instalar colgadores paralelos en doble altura para maximizar el espacio y el cuidado de las prendas, mientras que si lo que predomina son los vestidos, impermeables o abrigos largos, será preferible instalar una sola barra en altura.

Paso a paso para instalar un clóset

Estos son todos los pasos para instalar el clóset metálico en cualquier espacio o habitación del hogar:

Paso 1: Medir las dimensiones del espacio

Con el flexómetro calcular a qué altura se situará el clóset; verificar el volumen que ocupará y comprobar que este no interfiera con otros elementos presentes en el lugar como puertas, ventanas o tomas de corriente.

Paso 2: Trazar la ubicación del clóset en la pared

Utilizando simultáneamente las guías y el nivel, marcar los puntos donde se realizarán las perforaciones.

Esto se debe hacer siempre desde arriba hacia abajo, según la configuración del clóset metálico seleccionado y verificando cada vez que la guía se encuentre nivelada pues una pequeña variación puede hacer que la repisa quede mal montada.

En caso de instalar el clóset próximo a una esquina, nunca se deben colocar las guías pegadas a la pared. Se debe dejar un espacio de por lo menos 3 centímetros entre la guía y la pared.

Paso 3: Perforar los puntos marcados

Este paso se puede realizar insertando directamente los tornillos en el centro de la guía con el taladro atornillador, o bien, instalando el juego completo de taquetes y tornillos para darle mayor fijación y soporte a las guías.

Esta segunda opción es la más recomendable dado el peso variable que deberán soportar las guías, de otra forma se corre el riesgo de dañar la pared.

En este paso sólo se debe instalar la cantidad mínima de tornillos para mantener la guía fijada a la pared en posición horizontal.

Paso 4: Equilibrar la guía

Antes de insertar el resto de los tornillos y taquetes correspondientes a la guía es importante verificar con el nivelador que esta se encuentre correctamente nivelada.

De esta manera se evitarán problemas al instalar las ménsulas y repisas. Este paso se debe repetir con cada una de las guías.

Paso 5: Fijar completamente la guía 

Una vez verificado el nivel, insertar los demás taquetes y tornillos. Antes de continuar, se debe repetir este paso con cada una de las guías.

Paso 6: Asegurar los rieles

Afirmar los rieles metálicos verticales siguiendo las guías y con el taladro atorníllarlos a la pared por medio de los agujeros que vienen incorporados en cada riel.

Al igual que en los pasos anteriores, se debe repetir este paso con cada uno de los rieles verticales. Para que el clóset metálico quede correctamente instalado es importante colocar en serie sus partes, es decir, primero todas las guías, luego todos los rieles y así sucesivamente.

Paso 7: Insertar las ménsulas 

Colocar las ménsulas de las repisas en los rieles correspondientes siguiendo el diseño de la configuración elegida.

Paso 8: Instalar las repisas 

Asegurar cada una de las repisas metálicas en sus respectivas ménsulas. No olvidar poner los tapones plásticos en los extremos cortados de las repisas para proteger la ropa y objetos de sus puntas metálicas.

Paso 9: Colocar los ganchos y barras

Instalar los ganchos para barra en los extremos de las repisas correspondientes y posteriormente colocar las barras o tubos colgadores.

Ahora el clóset metálico está listo para comenzar a guardar la ropa y objetos.

A la configuración estándar se le pueden ir agregando accesorios como portacintos y corbatas, zapateras y cajones o canastas metálicas de diferentes tamaños, entre muchas otras opciones, dependiendo si se guarda ropa, artículos de limpieza u otros objetos.

Además de lo anterior, en Home Depot se pueden encontrar diversos complementos para optimizar la organización como gavetas de tela en variados colores y organizadores colgantes con velcro para incorporar a la barra.

Con simples herramientas y muy pocos materiales es muy fácil de instalar clóset metálico que puede ir creciendo o simplificándose a medida que las necesidades de almacenamiento se van modificando, o bien ser reinstalados en otros espacios en caso de ser necesario.

 

Déjanos tu comentario