Lo que no sabías de las lámparas ahorradoras

lamparas ahorradoras

No sólo se trata de reducir tu factura de luz, sino de hacer una aportación al esfuerzo mundial contra el cambio climático. Con un pequeño gesto, como sustituir tus focos incandescentes por una de estas lámparas, haces una diferencia.

En México, cerca de una quinta parte de la energía producida se destina a la iluminación doméstica mediante bombillas eléctricas incandescentes. Estas lámparas son una excelente tecnología para ahorrar energía si se les compara con los focos incandescentes (pueden llegar a consumir hasta 75% menos de energía) y tienen una vida útil mayor, por ello a mediano plazo significan un ahorro muy significativo para tu bolsillo.

La importancia del color
El tono de la luz generada por cualquier lámpara ahorradora se puede identificar como cálido o frío. A los tonos más rojos o anaranjados se les identifica como cálidos y a la luz más blanca se le conoce como fría. La temperatura de color de un foco se mide en grados Kelvin (K): entre mayor sea su valor la luz, tendrá un tono más frío.

En las áreas sociales y dormitorios es recomendable una tonalidad cálida o neutra que induce al relajamiento y bienestar; en las áreas de servicio, como cocinas, baños, oficinas y salas de estudio, se recomienda una tonalidad neutra o fría, la cual induce a una mayor actividad.

  • Las lámparas ahorradoras de energía son más eficientes que un foco incandescente, dado que por cada watt que consumen, iluminan hasta 4.5 veces más; esto se debe a que mucha de la energía consumida por un foco incandescente se pierde en forma y calor.
  • No son para colocarse en todos lados. No las instales en lugares donde enciendas y apagues la luz constantemente, como en baños, ya que reduce mucho su vida útil, dada su tecnología.

Recomendaciones de uso

  • Antes de quitar o instalar cualquier lámpara ahorradora apaga el interruptor de energía para evitar riesgos de choques eléctricos. También es importante esperar a que se hayan enfriado para evitar quemaduras.
  • Al instalar o quitar tu foco, sujétalo por su base (nunca por los tubos) y gírala sin forzarla para que se enrosque adecuadamente; toma en cuenta que los tubos de cristal de estas lámparas son muy frágiles, así que ten cuidado.
  • Para mantener una buena iluminación, limpia con un paño seco los tubos de la lámpara, al menos cada seis meses o antes si se encuentra en zonas sucias, por ejemplo, en la cocina.
  • No utilices las lámparas ahorradoras con dimmers o fotoceldas para encendido automático, ya que no están diseñadas para emplearse con estos dispositivos y pueden dañarse permanentemente.
  • Puede afectarse su durabilidad si se les somete a continuos encendidos y apagados. También es importante no apagarlos cuando uno sale de la habitación para regresar un par de minutos después.

Conoce la iluminación Led, que The Home Depot tiene para ti. Si tienes alguna duda, nuestros asociados con gusto te ayudarán para auxiliarte en lo que necesites.

Déjanos tu comentario