Cómo escoger línea blanca para tu hogar

Por muchos años, los electrodomésticos nos han facilitado las tareas del hogar, ayudando a que se desarrollen más rápido y con mayor precisión. Además, su evolución ha hecho que actualmente existan modelos más eficientes, que nos permiten monitorizar el consumo de energía, detectar daños internos e incluso acceder a ellos por medio de dispositivos móviles. Por tal motivo, la elección de la mejor línea blanca para tu hogar no es sencilla. En el mercado hay distintas opciones que nos pueden ayudar en la realización de nuestras actividades domésticas, por lo que en esta ocasión compartimos el paso a paso de cómo elegir los electrodomésticos para el hogar.

¿Cómo escoger línea blanca para tu hogar?

Define tus necesidades

Ya sea que estemos buscando un refrigerador, una lavadora o un microondas, primero debemos considerar las necesidades que hay en nuestro hogar. Por ejemplo, habrá que contemplar el número de integrantes en la familia y qué tan frecuente será su uso.

Lo anterior nos ayudará a elegir la capacidad de almacenamiento y los accesorios más adecuados. Algunos refrigeradores incluyen fábrica de hielos automática, divisor de congelador, zona de selección fresca y congelamiento de potencia para poder conservar y organizar nuestros alimentos eficientemente. Un ejemplo de esto es el French Door de Samsung, 

En cuanto a las lavadoras, hay modelos con capacidad de más de 20 kg, múltiples niveles de temperatura, intensidad y ciclos de lavado, y con despachadores de detergentes y suavizantes, que agilizan esta tarea. Una opción es la lavadora Maytag de 11 ciclos, que además incluye un agitador HE Power.

Ahora bien, no hay necesidad de adquirir un refrigerador muy grande si no solemos comer en casa o comprar una secadora si tenemos espacio para colgar nuestra ropa.  Aunque sí hay que considerar aquellas funciones adicionales que puedan ahorrarnos incluso otras tareas.

Por ejemplo, la secadora de gas smart de Samsug, además de agilizar el proceso de secado, tiene funciones que ayudan en el mantenimiento de las prendas. Tiene la opción de desinfectar con vapor, reducir las arrugas y eliminar los olores.

Verifica el espacio disponible

Además de tomar en cuenta nuestras necesidades, hay que considerar el espacio disponible en casa y si nuestro artículo pasará por la puerta. Si bien una lavadora o refrigerador grande puede contar con la suficiente capacidad y energía, probablemente le quite funcionalidad a nuestra cocina, impidiendo que nos podamos desplazar o mover libremente.

Además, puede afectar considerablemente el diseño de estas áreas, haciéndolas lucir poco equilibradas. Por lo que, para no arrepentirnos después, primero habrá que tomar las medidas del lugar donde los colocaremos, para después considerar modelos que cumplan con este punto.

Considera su eficiencia

Como mencionamos al principio, existen modelos inteligentes que nos ayudan a tener mayor control sobre sus funciones. Los refrigeradores más recientes, como el Instaview Inverter de LG, tienen pantallas para que podamos ver el interior sin necesidad de abrirlos, iluminación LED, así como tecnología que nos permite ajustar la temperatura o realizar un diagnóstico del equipo desde nuestro smartphone.

Lo anterior hace que podamos regular el consumo de energía y extender la vida útil de nuestros productos, siendo un aliado en el ahorro familiar y en el cuidado del medio ambiente. Incluso, algunas lavadoras tienen sistema ahorrador de agua, para aprovechar más este recurso en cada carga, y algunas aspiradoras tiene filtro de aire para

Revisa la usabilidad

Dado que los electrodomésticos están diseñados para facilitarnos las tareas cotidianas, no deben ser difíciles de utilizar. Por este motivo, lo ideal es escoger aquellos que muestren claro su funcionamiento, a partir de tableros y botones correctamente ubicados e ilustrados. Por ejemplo, la lavadora Samsung 24 kg Smart Control tiene sus controles touch al alcance para que no tengas que estirarte, además de un aspecto estilizado.

Otro ejemplo es la batidora Artisan, la cual tiene incluidas 10 velocidades y un adaptador multiusos para que podamos adecuarla a nuestras necesidades. Sin duda, es ideal para aquellos momentos en que queramos preparar un rico pastel o algunos postres.

Céntrate en lo funcional

Al elegir un electrodoméstico podemos llegar a creer que todas sus funciones son necesarias. Si bien, algunos diseños están hechos para ofrecernos una mejor usabilidad y experiencia, también tenemos que enfocarnos en los que realmente nos den la funcionalidad que requerimos.

Por ejemplo, en el caso de los refrigeradores, además de ver por la eficiencia energética, hay que revisar que al interior estén bien distribuidos los espacios, de lo contrario, no podremos organizar los alimentos considerando la frecuencia de su uso o características de conservación.

Algunos modelos, como el refrigerador Samsung Side By Side, tienen cajones independientes donde se les puede modificar la temperatura, o enfriadores superiores e inferiores para asegurar que todos los alimentos estén bajo el ambiente adecuado. Además, tienen espacios para que podamos acceder fácil a ciertos productos, y configuraciones preestablecidas para carnes, frutas, verduras o bebidas.

Cuida el color y el diseño

Los electrodomésticos, como cualquier otro artículo del hogar, deben hacer juego con la decoración, por lo que no hay que pasar por alto su color y diseño. Afortunadamente, los modelos actuales tienen un aspecto más sofisticado y moderno para que combinen con nuestra cocina o área de lavado. Los hay en color gris, blanco, negro, o incluso algunos más atrevidos como en rojo

Tips adicionales para comprar y no arrepentirte

Una vez que hemos vistos las alternativas tecnológicas que cada electrodoméstico nos ofrece, es necesario que tomemos en cuenta algunos consejos.

No comprar impulsivamente

No importa si tenemos urgencia por comprar un artículo en particular o si nos hemos enamorado de las funciones de algún modelo. Antes de adquirirlo habrá que comparar opciones y precios, poniendo en perspectiva las herramientas que nos ofrece, nuestras necesidades y características adicionales que puedan dar resultados de mejor calidad.

Informarse sobre los productos

No hay que quedarnos solo con la información básica del aparato, lo mejor es que busquemos videos o leamos reseñas donde otros usuarios hablen sobre su experiencia con esos artículos. De esta manera, podremos asegurarnos de que lo que ofrece en real o incluso si han llegado a presentar errores de fábrica.

Revisar la garantía

Para asegurarnos de poder solicitar alguna revisión en caso de falla, hay que revisar que el electrodoméstico venga con su garantía. Usualmente viene con dos, la de la tienda —que suele responsabilizarse dentro de los primeros meses de compra— y la de la marca, quien ofrece garantía hasta por un año bajo condiciones específicas.

Inspeccionar el artículo antes de llevarlo a casa

Usualmente, el artículo que podemos apreciar en la tienda es de muestra; por lo que cuando hayamos decidido comprar ese modelo, hay que pedir que nos enseñen el que nos vamos a llevar —en caso de ser posible— para verificar que no tenga golpes, rayones o algún otro daño físico.

Mantenimiento regular

Para poder extender la vida útil de nuestros electrodomésticos y reducir el fallo en sus funciones es importante que se les dé mantenimiento regularmente. Si bien, algunos incluyen tecnología que permite revisar su sistema a cualquier hora, no hay que dejar de ser observadores. Debemos poner atención a cualquier sonido extraño, iluminación que no esté prendiendo bien, o botones que sean difíciles de accionar, de lo contrario; podríamos ocasionar que el problema sea mayor y tener que reemplazarlos.

Ahora que sabes cómo escoger línea blanca para tu hogar y algunos tips adicionales; no dudes aprovechar los modelos inteligentes, pues además de ser accesibles están diseñados para ser amigables con el medio ambiente.

Déjanos tu comentario