• Home
  • Navidad
  • Perfecta decoración para comedor pequeño en Navidad

Perfecta decoración para comedor pequeño en Navidad

Las posibilidades para decorar tu comedor y el interior de tu hogar, aunque sea muy pequeño, son infinitas, sobre todo esta Navidad.

En estas ocasiones tan especiales, como puede ser el típico desayuno navideño, hemos pensado que el estilo perfecto será uno muy casual y sencillo. Claro, distinto al que usas a diario, pero que al mismo tiempo se ajuste a tus necesidades siendo cómodo y juvenil. Con estos trucos que te mostraremos a continuación, será muy fácil componer un bonito comedor de Navidad, incluso si cuentas con un presupuesto bajo. Tus invitados quedarán encantados con esta propuesta que se ocupa de los grandes y pequeños detalles. 

El mantel

El color rojo es sinónimo de una Navidad feliz junto a tus seres queridos. Así que vamos a dejarnos llevar por la alegría de estas fiestas, cubriendo la mesa del comedor con este color tan intenso y vivo. Si lo prefieres, puedes utilizar cualquier mantel de algodón que tengas en tu casa y teñirlo de rojo. Esta es una manera económica de tener un nuevo mantel, listo para estrenar, y, lo mejor, personalizado. Si, por el contrario, prefieres comprarlo, opta por un mantel rojo de algodón completamente liso que cubra toda la mesa, es decir, que sea tan largo que llegue hasta el suelo. De esta forma, te aseguras de que el conjunto consiga un aspecto más confortable. 

Los adornos

Una vez que hayas vestido tu mesa con lo esencial, ahora será el momento de pensar en los adornos y en esos pequeños detalles que marcan la diferencia, en donde tu personalidad se verá reconocida. Aquí puedes dejar volar tu imaginación en cuestión de decoración para comedor. Sin embargo, no pretendemos jugar con una gama cromática muy intensa, nuestra intención es que el rojo de nuestro mantel sea el protagonista indiscutible y que predomine sobre el resto de los objetos que colocaremos en la mesa. 

Siguiendo esta línea, te aconsejamos que ni tu vajilla ni tu cristalería tengan ningún motivo, es decir, que sean lisas. Ya sabemos que el color rojo siempre nos evoca buenos recuerdos de la Navidad, asimismo, el color verde abeto resulta su buen compañero de juego. Juntos, el rojo y el verde hacen la combinación navideña perfecta.

Por eso, hemos pensado que las servilletas que van a acompañar a nuestro mantel sean verdes, de ese tono que inmediatamente nos hace pensar en pinos navideños. Recomendamos que estas servilletas verdes sean del mismo tejido que el mantel. Así el resultado se verá hecho a la medida. Las doblaremos con una forma rectangular y las colocaremos encima de cada plato. 

Como en realidad se trata de un reencuentro muy familiar, no buscamos una mesa muy excéntrica o elaborada, sólo queremos que el espíritu de la Navidad invada nuestra mesa y es por esto que unos adornos azul brillante, con forma de esferas, lucirán genial encima de nuestras servilletas verdes. El propósito de estas esferas es servir como identificadores para que nuestros familiares reconozcan su lugar.

Elige aquellas esferas que nos permitan colocar unos listones. En estos listones escribiremos el nombre o las iniciales de cada uno de nuestros invitados. La elección de un plumón permanente en color plata es preferible, ya que le dará un aire de elegancia. Este es un recurso original y divertido que hará que nuestros invitados queden inmediatamente enamorados. ¡Esta idea triunfará!

El centro de mesa

Ya tenemos nuestro mantel rojo, nuestras servilletas verdes colocadas de forma rectangular sobre los platos y nuestros adornos de un azul brillante para identificar a nuestros invitados. Ahora nos queda seguir con la decoración del resto de la mesa, llegando a uno de los elementos más importantes de cualquier habitación: el centro de mesa.  Recuerda que en este rubro hay cientos de posibilidades, para esta época buscamos algo encantador y mágico. 

Una alternativa con flores naturales es prácticamente perfecta. Las amarilis rojas coronando la mesa aportan distinción y belleza. Además, es una flor que se adapta perfectamente a las condiciones interiores de cada casa, pero ten cuidado y procura que sus tallos no sean muy altos, ya que impedirán que los comensales puedan verse. Si no encuentras este tipo de flor en el mercado, no te preocupes puedes encontrar opciones similares que se acomoden a tus preferencias. 

Elige un jarrón en color blanco o de cristal transparente para no romper con el equilibrio cromático. Y, como en cualquier celebración que se presente, las velas no pueden faltar en nuestra mesa. Elegiremos cuatro piezas en color blanco, con forma de circular y tamaño mediano. Si también lo deseamos podemos poner dos sencillos candelabros custodiando nuestro precioso centro de amarilis naturales. Enciéndelos y sorpréndete con los efectos de luz que crean.

Las sillas 

Nuestra mesa ha quedado terminada, ahora pasaremos a ocuparnos de las sillas, un elemento que parece ser poco relevante pero que puede vestir completamente cualquier comedor. Unas sencillas sillas de metal no pueden pasar desapercibidas. Su diseño industrial se ajusta de una manera genial a nuestro estilo y al propósito de conseguir un comedor desenfadado, juvenil, casual, alegre y navideño.

Píntalas con aerosol en color plateado. Este color es sofisticado y aportará el toque de glamour en nuestro desayuno. Si te sobra un listón y esferas azules, puedes hacer un divertido ramillete y colocarlo en la espalda de la silla. Así nuestras sillas estarán preparadas para recibir la Navidad. 

La mesa ya está lista, pero aún nos falta el resto de la habitación. Si tenemos alguna reliquia que hayamos rescatado de la casa de nuestros padres o abuelos, podemos darle un poco de brillo y una segunda oportunidad con unas guirnaldas de pino típicamente navideñas. Estos toques le darán un sello único e irrepetible a tu hogar, dándole importancia a los seres queridos que posiblemente ya no te acompañan. Ninguna casa termina por ser navideña si no tiene una bonita corona de pino salpicada de bayas rojas adornando su puerta. 

El árbol

¿Pensabas que nos habíamos olvidado del árbol de Navidad? El rey indiscutible de todos los hogares no podía faltar en nuestra concepción de un comedor perfecto para Navidad. Si tienes uno pequeñito mejor, así lo puedes colocar encima del mueble de la cocina y quedará a la vista de todos tus invitados y les inspirará esa sensación única de calidez. Al lado, puedes poner las copas y el champán para brindar justo después de la comida. La decoración para comedor no podía habernos resultado una tarea más sencilla y agradable, llena de encanto e ilusión. 

Trabajar con los colores predilectos de la Navidad, el rojo y el verde, siempre supone una ventaja porque llena nuestra casa del auténtico espíritu de Santa Claus. Esta propuesta resulta ideal porque es poco costosa y perfecta para comedores pequeños de departamentos que cuentan con pocos metros cuadrados, ya que no es un estilo recargado. Jugamos con dos factores imprescindibles: la sencillez y la comodidad, cualidades tan valoradas por los que quieren disfrutar del tiempo, minuto a minuto, sin tener que preocuparse de lo que no importa. 

Ya tienes todos los trucos para vestir tu comedor de Navidad y aunque sea muy pequeño, ya no tienes excusa para no hacerlo. Ahora sólo queremos que le saques el máximo partido a este comedor y que lo disfrutes en la compañía de los que más quieres. 

Déjanos tu comentario