Cuáles son los tipos de pisos laminados para el hogar

Dentro de los tipos de pisos para casas, podemos encontrar los clásicos pisos cerámicos, de madera o los pisos laminados. Estos últimos se han vuelto muy populares por la diversidad de modelos, colores y diseños existentes, además de su facilidad de instalación en comparación con otros revestimientos.

¿Qué es el piso laminado?

Es un tipo de material sintético que está compuesto por distintas capas: de protección, el diseño, capa central hecha con resina plástica y un soporte anti humedad. El piso laminado suele tener un diseño de imitación tipo madera, respetando la silueta natural y color en varios tonos, por lo que al colocarlo nos ofrece una decoración interior elegante y sofisticada.

Parte de las características de los pisos laminados es su resistencia al uso común y desgaste temporal, lo que convierte a esta clase de revestimiento en una opción de calidad, de diseños exquisitos y muy económica en comparación con la madera natural.

¿Cuántos tipos de pisos laminados podemos encontrar?

Dentro de las distintas opciones de pisos que se pueden utilizar están los de uso doméstico ligero, doméstico general, doméstico intenso, comercial ligero, comercial general e intenso. Evidentemente, la diferencia se marca por la capacidad que tiene el recubrimiento para resistir la circulación de las personas, los mobiliarios u objetos que se encuentran en el lugar y la intensidad de uso que se le dará al piso.

Existen algunas normativas de calidad que nos dan más detalles sobre estos tipos de pisos para casas o comercios, que se recomiendan específicamente para:

  • Doméstico
    • Ligero: en habitaciones de uso bajo, como el dormitorio.
    • General: espacios de uso medio, como sala de estar.
    • Intenso: áreas de gran circulación y uso rudo, como cocinas, entradas y pasillos.
  • Comercial
    • Ligero: en zonas comerciales de uso menor, como una habitación de hotel, oficinas privadas o pequeñas, entre otras.
    • General: lugares comerciales con tráfico de intensidad media, como oficinas medianas, salas de juntas y zona de comedor.
    • Intenso: áreas de comercios de uso intensivo, como pisos de colegios, almacenes, pasillos y recepción de corporativos u oficinas.

Asimismo, podemos encontrar una clasificación que distingue dos tipos de piso laminado de madera:

  1. Presión directa (DPL): se utiliza en mayor medida en las viviendas, porque suele ser más económico. También puede funcionar en locales y sitios comerciales de menor circulación. Se ha fabricado con una capa exterior de resina (es la que ayuda a mantener el piso en buen estado), una de lámina de diseño tipo madera (le da el color y aspecto de la madera), un soporte machihembrado (de tablón tipo soporte aglomerado) y una capa estabilizadora del conjunto (la base de todo). La característica de este piso es el proceso DPL, donde sus capas se someten a un apresamiento de calor y presión al mismo tiempo.
  2. Alta presión (HPL): es un piso laminado que ofrece una mejor resistencia y durabilidad, por lo que se recomienda más para utilizarse en comercios con alto flujo de personas, como restaurantes. En su proceso de fabricación se aplica el apresamiento de las capas con presión y calor en dos pasos, además se incluyen alrededor de 7 capas, que desde el exterior se observa la diferencia por su capa de tratamiento anti rayaduras (evita rayones por tacones o movimiento de muebles), dos capas de resina (mayor resistencia a desgaste), una lámina decorativa (diseño tipo madera), capa de papel abrasivo, soporte machihembrado y la capa estabilizadora del conjunto.

De igual manera, se pueden distinguir los pisos laminados por sus diseños, espesor y color. Así, para viviendas y zonas de tráfico ligero, podemos encontrar el piso laminado con espesor de 7 mm, que nos ayuda a reflejar una decoración elegante, distinguida y de buen gusto por la variedad de colores que están disponibles.

También están los laminados de 10 mm, que al aumentar un poco el espesor nos ofrece una mayor resistencia y sensación de solidez, casi similar a la madera, por lo que más funcionales para lugares con más afluencia de personas. Además, la diferencia que se obtiene no solo se observa al pisar, ya que la acústica disminuye al aumentar el grosor y, de esta forma, se dificulta el paso del sonido en la habitación.

Al respecto de los tonos de piso laminado de madera, la disponibilidad de diseños es inmensa, pues podemos encontrar pisos en color café y sus variaciones de tono que son ideales para decorar los espacios de tipo clásico, de estilo vintage o bohemio y para generar ambientes cálidos u hogareños. Igualmente, tenemos que tomar en cuenta que las tonalidades claras de la madera, como el color del pino, haya o arce, provoca un efecto de amplitud y luminosidad en el espacio.

Considerando otros diseños de pisos laminados, tenemos la oportunidad de integrar piezas parecidas a la madera de tonalidades grises y colores oscuros, que nos ayudan a generar una mayor sensación de calidez, un estilo minimalista, moderno y sofisticado. Los tonos de color fuerte también ocasionan un ambiente animado, pero habrá que cuidar la intensidad de los demás artículos u objetos de la habitación para no recargar los espacios.

Ventajas de colocar piso laminado

1. Limpieza rápida

Gracias a que los pisos laminados mantienen una superficie uniforme y lisa, evitamos que se junten algunos residuos, líquidos o polvo como suele suceder en los pisos de recubrimiento irregular. De esta forma, la limpieza en suelos laminados se realiza de manera rápida y sencilla, con la utilización de la aspiradora, escoba o trapeador.

Además, podemos utilizar esta clase de piso en habitaciones de personas con alergias, porque no se acumula polvo, pelaje, partículas pequeñas y demás residuos que, en caso de que aparezcan en la superficie, se pueden quitar y limpiar fácilmente.

2. Precios económicos

Al colocar pisos laminados obtenemos un piso como si fuera de madera sin hacer la inversión que se requiere para el manejo, instalación y mantenimiento de la madera natural. Entonces, más allá de que el piso laminado sea más barato, debemos considerar que sus demás procesos de cuidado son mucho más económicos que con los pisos de madera.

3. Instalación sencilla

Otro de los factores ventajosos de elegir pisos laminados es su fácil y universal instalación, pues se puede integrar en la mayoría de los pisos, como el de cemento, cerámica, aglomerados, suelos de pvc, etcétera. Esto se debe gracias a que las piezas laminadas se cortan y definen exactamente para acoplarse entre otras sin ningún problema.

Para su instalación, se requiere de preparar el piso que será cubierto, donde nos aseguremos de que la zona está perfectamente nivelada, libre de residuos como el polvo o basura y seca. Luego se debe colocar una base aislante, con la que podemos alargar la vida útil del piso y hacerlo más resistente. Al final, vamos a colocar las piezas, de forma que hagan un clic (como si se armara un rompecabezas).

4. Durabilidad

La resistencia de los materiales que se integran en un piso laminado nos significa una durabilidad de varios años. Utilizar piso laminado en nuestro hogar es una gran opción porque no tenemos que gastar mucho en su instalación y las piezas son económicas comparadas con otras alternativas.

Por si fuera poco, los fabricantes de pisos laminados nos ofrecen una gran cantidad de diseños que bien pueden funcionar para las decoraciones de interiores de viviendas modernas, elegantes y sofisticadas.

En Home Depot, encontramos una diversidad de modelos y tipos de pisos laminados, de espesores ideales para zonas de afluencia ligera y con más resistencia a los impactos, además de los complementos necesarios para renovar nuestros pisos, de forma fácil y segura.

Déjanos tu comentario