Cómo elegir pisos tipo madera y sus ventajas

Una de las tendencias más actuales en los revestimientos de pisos son las piezas que imitan los diseños, colores y estructuras de la madera. Estos productos, ya sea el piso laminado o piso de cerámica tipo madera, nos ofrecen algunas ventajas como la resistencia y durabilidad, al mismo tiempo que nos permiten ahorrar en la inversión de nuestros pisos por sus precios accesibles si se comparan los materiales de estos pisos frente a los de madera natural.

De esta manera, para elegir los pisos de madera, debemos guiarnos por una serie de factores importantes, como el estilo que deseamos en la vivienda, nuestras preferencias de color o diseños, los acabados y más características que nos permitan crear el ambiente ideal en nuestro hogar.

Aspectos por considerar al elegir un piso tipo madera

En primera instancia, al momento de seleccionar piso laminado de madera o piso de cerámica, necesitamos determinar el uso final que se le dará a la habitación, ya que las especificaciones y características de un modelo de piso pueden ser más funcionales para instalar en la sala, en un pasillo o en la recámara.

Por esa razón, tenemos que tomar en cuenta que, si queremos instalar piso laminado, este es más recomendado para colocar en dormitorios, salas de estar, estudios u oficinas. El piso laminado es muy resistente y duradero, los diseños que podemos encontrar son muy variados, en colores café, gris, beige y sus diversas variaciones de tonalidades claras u oscuras.

No obstante, el piso laminado de madera requiere de ciertas especificaciones en el piso que va a ser cubierto, como una superficie seca, limpia y plana, sin abolladuras e inconsistencias, e incluir una base tipo bajo alfombra de polietileno, que ayuda a reducir el desgaste del piso, permite la ventilación, mantiene una gran resistencia contra la humedad y ayuda a absorber ruidos y el impacto de los pasos.

Ahora bien, el piso de cerámica tipo madera es ideal para colocar en la mayoría de los espacios por su alta capacidad de resistencia ante ambientes húmedos, su fácil mantenimiento y su precio económico, solo que debemos cuidar aspectos al colocar el revestimiento en zonas que requieren de más cuidado, como el baño o en exteriores.

De esta forma, el piso de cerámica se puede adaptar a todas las áreas de la casa si consideramos modelos específicos a cada zona. Por ejemplo, para el cuarto de baño, necesitamos un piso cerámico resistente y con recubrimiento de relieve anti deslizamiento para evitar accidentes por caídas.

Por otro lado, en zonas como la cocina, la sala y el comedor, requerimos de uno de los pisos de madera, ya sea en cerámica o laminado, que sean resistentes a rayaduras, a la gran afluencia de pasos e impactos, pero que al mismo tiempo sean fáciles de limpiar, duraderos y nos sirvan para crear un espacio de estilo único, elegante y sofisticado, con los diseños, los colores y tonalidades de la madera.

¿Por qué elegir pisos tipo madera?

Ya hemos ahondado en algunas de las características de los pisos cerámicos o laminados tipo madera, donde los factores que más destacamos de estos pisos son su facilidad de limpieza y lo económico que resulta su instalación, desde la compra del material hasta la finalización del proyecto. Sin embargo, podemos disfrutar de más beneficios al utilizar esta clase de pisos como:

1. Gran resistencia a la humedad

A diferencia de la duela y madera natural, los pisos cerámicos tienen una gran resistencia a la humedad, por lo que duran más tiempo y no se deterioran, de manera fácil, si tienen contacto con el agua. De esta forma, las superficies se pueden asear a profundidad sin necesidad de una limpieza cuidadosa, profunda o profesional.

Si bien, los pisos laminados no se recomiendan para zonas húmedas, estos comparten la característica de los pisos cerámicos para evitar el desarrollo de moho. Además, gracias a la calidad del material con el que se fabrican las piezas de los dos tipos de pisos, es posible conservar los diseños, acabados y las propiedades durante mucho tiempo.

2. Material duradero al tránsito

Los pisos cerámicos y laminados se utilizan en mayor medida por la capacidad que tienen para resistir la gran afluencia de personas. Existen diversas resistencias y, en el caso de los pisos laminados, grosores que garantizan una durabilidad incluso en zonas de tráfico intenso.

Gracias a la resistencia al tránsito de estos pisos tipo madera, podemos asegurarnos de que sus acabados van a soportar el desgaste natural y hasta de tipo rudo. Además, en los pisos cerámicos de acabado mate y los pisos laminados, no se marcan las pisadas, ruedas, patas del mobiliario, tacones u otra clase de huellas en la superficie.

3. Fácil mantenimiento

Sin importar la clase de piso que deseemos instalar en nuestro hogar, un aspecto que nos vemos obligados a considerar es su limpieza y mantenimiento, ya que es un factor determinante sobre todo si tenemos niños, una familia grande o recibimos muchas visitas seguidas. Pero, si comparamos con los pisos de madera natural, es evidente que el mantenimiento requerirá de líquidos especializados para encerar y de prácticas profesionales para pulir. Entonces, los pisos de cerámica tipo madera y laminados son mucho más fáciles de limpiar, además que no requieren de productos especiales para su limpieza y mantenimiento.

4. Libre de olores

La madera suele tener una característica especial: los olores del ambiente se impregnan en la superficie. Por ello, no es casual que las personas que han vivido en lugares con madera natural sepan que los pisos retienen algunos olores, como el cigarro, la humedad, de las mascotas, etcétera.

Debido a ello, el uso de pisos cerámicos y laminados es una gran alternativa a la madera, ya que no guardan olores y no se requiere de una limpieza profesional.

5. Diseños únicos

Con la gran diversidad de modelos que existen del piso cerámico tipo madera, podemos elegir un diseño ideal para cada habitación de nuestro hogar. Algunas de las opciones que hay para seleccionar son:

  • Acabado mate, para estar en tendencia en decoración de interiores moderna, tipo boho – chic y de colores neutros. Con estos pisos se crea una imagen más natural y parecida a la madera natural.
  • Acabado brillante, por si deseamos obtener el brillo que se deja en la madera después del proceso de pulir. Los pisos cerámicos de madera nos ofrecen esta opción para crear una decoración elegante y sofisticada, que refleje nuestra personalidad.

Asimismo, tenemos la oportunidad de elegir los pisos cerámicos en una gran variedad de colores, como el café, gris o beige y sus tonalidades de mayor o menor intensidad de color. En otro sentido, para los pisos laminados también podemos encontrar diferentes modelos, diseños y colores que nos dan como resultado unos pisos idénticos a la madera natural, como las tonalidades del pino, cedro, roble, eucalipto y muchas opciones más.

Lo mejor de estos pisos es que tienen la capacidad de conservar su color, textura o acabados, e incluso soportar y resistir las condiciones a las que se expongan, sobre todo si elegimos un piso resistente para el exterior, de uso comercial y semi – intenso.

El utilizar pisos de madera natural es una elección que puede ser tentadora por su belleza, sin embargo, son pisos que requieren de muchos cuidados para que puedan mantener sus propiedades. Adicionalmente, puede ser complicado conseguir pisos de este tipo que sean producidos bajo procesos responsables con el medio ambiente.

Por ello, una muy buena opción es utilizar los pisos de cerámica o laminados tipo madera, que nos ofrecen los mismos colores y acabados de la madera natural, pero con la facilidad de mantenimiento, menor coste y sin afectar al planeta. En Home Depot, podemos encontrar el diseño de piso más adecuado a nuestras necesidades para decorar, embellecer nuestro hogar y crear ese espacio soñado.

Déjanos tu comentario