• Home
  • Innovación
  • ¿Cómo resolver los problemas de humedad en paredes y techos?

¿Cómo resolver los problemas de humedad en paredes y techos?

La humedad en paredes y techos del hogar significa una serie de dificultades en la salud de quienes viven ahí y en la estética del lugar. Esta suele aparecer cuando hay una concentración de vapor o agua en el ambiente y las superficies. Se debe considerar que el surgimiento de la humedad atrae elevados costos para reparar los desperfectos, por lo cual siempre se recomienda prevenir y atender, de forma pronta, la aparición de este problema.

¿Cuáles son los tipos de humedad más frecuentes en el hogar?

1. Humedad por filtración

Las filtraciones en el hogar suelen aparecer por una falta de aislamiento en la casa o daños en las paredes y techos, lo cual genera que se filtre la humedad del exterior. Generalmente las casas que están ubicadas en zonas costeras, con tendencia a la humedad y la lluvia, son las que más se ven afectadas por este problema, por ello, se recomienda impermeabilizar la mayor parte del espacio de estas construcciones.

Una de las características de la humedad por filtración es que va apareciendo con el paso del tiempo, ya que primero va afectando las tejas, ladrillos y demás materiales que tenga la construcción en su exterior para, posteriormente, penetrar el interior de la casa. De igual manera, puede surgir por problemas en las tuberías e inundaciones.

En consecuencia, es importante observar si empiezan a aparecer goteras, manchas obscuras, negras o moho en el techo y esquinas de las habitaciones.

2. Humedad por condensación

A partir del proceso donde el agua se transforma a su estado líquido, se genera una gran humedad en paredes y techos de las construcciones.

La humedad por condensación surge cuando el aire cargado de vapor del ambiente entra en contacto con el frío de las paredes, esquinas, las ventanas, cristales y puertas del hogar, pues el vapor se condensa y pasa a formar agua. En esta clase de humedad también influye el ambiente y debe considerarse que el aire caliente tiene una mayor capacidad de retener o absorber agua.

Este problema puede presentarse en las viviendas en forma de pequeñas gotas de agua. Por lo regular suelen aparecer durante las noches porque es cuando baja la temperatura del exterior, enfriando las paredes, techos o ventanas de la construcción, y el vapor se enfrenta al calor del interior que genera el ducharse, la cocina, la respiración de las personas, la oxigenación de las plantas o la propia temperatura del clima donde esté ubicada la casa.

3. Humedad por capilaridad

Al comenzar un proyecto de construcción, uno de los aspectos que se evalúan tiene que ver con las condiciones naturales del terreno. Es decir, si es una zona árida, el suelo es duro o blando, el terreno está formado por rellenos, está en una pendiente, entre otros aspectos estudiados por los arquitectos son importantes porque permiten establecer la forma en que se va a edificar la vivienda.

Por esa razón, se requiere considerar si el terreno donde una casa se va a construir o ya está construida tiene tendencia a la humedad y el clima de la zona es lluvioso. En este caso, la capilaridad es un fenómeno donde el agua suele entrar por el subsuelo y va subiendo por las paredes hasta llegar al techo. Las construcciones antiguas, edificaciones con materiales porosos y permeables en suelos húmedos o con un mal aislamiento, son las que más se dañan por esta humedad.

Para contrarrestar este problema, además de considerar el terreno, la época húmeda y las lluvias, se tiene que proteger la vivienda con materiales resistentes a la humedad, como aislantes e impermeabilizantes. Asimismo, es importante vigilar que las paredes no tengan un aspecto mojado o húmedo y evitar la aparición de moho desde el suelo.

Generación de goteras

Las goteras aparecen en el hogar debido a la filtración de la humedad por medio de fisuras o grietas. Estas goteras dañan la pintura y pueden llegar a causar problemas de salud.

Para arreglar las goteras de los techos, lo principal es identificar en qué espacio del exterior hay grietas por donde se filtre la humedad. Estas rendijas pueden ser muy pequeñas, de milímetros o grandes de hasta 2.5 cm, pero, en caso de tener una grieta de menos de 6 mm de ancho, se recomienda abrirla un poco para que el producto reparador que se utilice penetre de forma adecuada y realice adecuadamente su función.

Ahora, necesitas perfilar la grieta con la cabeza de un clavo de concreto y limpiar el área para que esté libre de polvo, partes sueltas, grasas o humedad. Una vez que se encuentre limpia la superficie aplica Sikaflex 1ª con ayuda de una pistola de calafateo. Este es un sellador de poliuretanos flexible que soporta movimientos, se encuentra en color blanco o gris y se puede pintar e impermeabilizar una vez seco.

Moho, hongos y ácaros

Los hongos aparecen en espacios húmedos, poco iluminados y necesitan de poco tiempo para infectar más espacio. De estos organismos, el moho suele esparcir sus esporas en el ambiente, lo cual perjudica la salud de personas con asma, alergias y demás enfermedades respiratorias. Ahora, los hongos y ácaros ensucian las paredes o techos, llegan a dañar artículos del hogar y decoraciones, además de provocar afectaciones a la salud.

La recomendación frente a estos organismos contaminantes es mantener la ventilación en la casa y utilizar extractores de aire. Pueden encontrarse en diversos modelos, diseños, tamaños e intensidades. También se debe activar la campana extractora de la cocina cada vez que se caliente y cocine para ayudar a que el vapor encuentre la forma de salir sin que llegue a dejar gotitas de agua en los muros o paredes.

Salitre en paredes

A diferencia de lo que comúnmente se cree, el salitre no es un hongo como tal, más bien es una reacción alcalina que se genera en los muros con humedad.

Para realizar un tratamiento correctivo o preventivo, lo primero que se debe hacer es retirar el acabado en las áreas afectadas y extender la limpieza al menos medio metro más a cada uno de los lados donde se necesite. Es vital retirar la pintura y aplanado o enjarre para llegar al muro principal, ya sea de block, ladrillo o concreto. Lo ideal será dejar respirar el muro al menos por un día si es posible, habiendo pasado ese tiempo, y después de dejar el muro libre de polvo, partes sueltas y humedad, se requiere utilizar Sika AntiSalitre.

La aplicación de este impermeabilizante y endurecedor para muros es con brocha o rodillo. Se debe agitar el producto, aplicar la primera capa y dejar secar de 2 a 3 horas. Luego seguir con la segunda capa y esperar 24 horas. Al finalizar el reposo, se puede aplicar mortero, estuco o pintura para terminar con los acabados.

También se puede seguir el proceso de eliminación de salitre con 3 productos de Sika. Primero se debe colocar una capa de Sika Imper muro, que es un impermeabilizante para muros y tratamiento anti-salitre, hogos y musgo.

Después, se aplica una capa de Sika Estuka, un recubrimiento decorativo que sustituye el aplanado o enjarre. La ventaja que tiene sobre el aplanado convencional es su impermeabilidad, contiene fibras que evitan el agrietamiento y solo es necesario agregar agua para prepararlo.

Como capa final se coloca Sikawall 401 acril muro. Este producto es un recubrimiento impermeable y funciona como acabado estético final en color blanco, preparando el muro para pintar dejando una cubierta perfecta, libre de salitre y se previene su futura aparición.

¿Con qué frecuencia se debe impermeabilizar?

Si bien, la frecuencia de la impermeabilización depende de la zona que tenga mayor contacto con la humedad, se aconseja ser constante al proteger la vivienda. Así, el primer aspecto es conocer la durabilidad de los impermeabilizantes que se van a ocupar o ya se aplicaron. En Sika Mexicana hay diferentes impermeabilizantes acrílicos, en donde se encuentra la línea Acril Techo de 3 y 5 años, en color rojo y blanco; Acril Techo Super 7 Años fibratado, reductor de temperatura en colores rojo y blanco.

Entonces, la frecuencia la impone el producto utilizado. De igual manera, es muy importante realizar mantenimientos periódicos como barrer, tener los bajantes limpios y las pendientes adecuadas para evitar el encharcamiento de agua, además de considerar que los baños o en la azotea se requiere de mayor protección frente a las habitaciones que tienen ventanas y, por tanto, están ventiladas constantemente.

Deja tu comentario