Categoría

Club de Jardinería

Conoce los tipos de tierra para tu jardín

Para lograr un jardín de ensueño o tener un rincón bien cuidado de plantas frondosas, es importantes que conozcas los tipos de tierra, sus características y saber cuál necesitas para cada planta. ¡La calidad de la tierra es importante!

Escoger el sustrato adecuado también es importante para que nuestros cultivos luzcan en buen estado. Cada tipo de tierra tiene sus características físicas y químicas particulares, y en el mercado puedes conseguir varios tipos pero eso dependerá de las necesidades particulares de tu planta.

Un sustrato puede hacer más resistentes a tus plantas de las plagas y otros elementos que pueden entorpecer su crecimiento, así como también protegerlas de enfermedades parasitarias.

¿Quieres conocer todo lo que tienes disponible referente a las tierras para cultivo y cuáles son las más adecuadas para tu tipo de planta? Lo que leerás a continuación será de mucha utilidad.

1. Tierra preparada

Es el sustrato ideal para macetas porque tienen un buen drenaje de agua. Por lo general, la tierra preparada es la utilizada para un mejor crecimiento de las plantas ornamentales que colocas en las macetas, jardineras, macizos y jardines. 

La tierra preparada es la recomendada para el momento de sembrar una nueva planta en una maceta, de esta forma puedes contar con la seguridad de que su proceso de crecimiento será el óptimo desde sus inicios.

Este tipo de tierra comercial cuenta con un conjunto de componentes comunes, entre los más destacados están la arena lavada, compost, musgo y la cascarilla de arroz.

2. Tierra profesional

Este tipo de tierra mejora la retención de humedad y activa los sistemas naturales de protección de las plantas. Se trata de un sustrato que contiene importantes porcentajes de nitrógeno, elemento ideal para cultivar plantas. La tierra profesional cuenta también con una mezcla de turba negra, musgo de turba, granulado y perlita. ¿Cuándo es útil? La tierra profesional se puede utilizar en cualquier cultivo, tanto en espacios interiores como exteriores.

Dentro de las ventajas de usar este sustrato está el hecho de que la planta será más saludable y fuerte a las enfermedades gracias a sus componentes. Otra de las ventajas de la tierra profesional es que resulta ideal para el desarrollo radicular de las plantas, además de contribuir a un crecimiento más regular y uniforme porque los tallos serán más robustos.

En síntesis, cuando compras la tierra profesional tus plantas pueden contar con un mejor metabolismo y una baja incidencia de enfermedades. Esto significará plantas más frondosas, fuertes y grandes.

3. Tierra negra

La tierra negra tiende a ser muy uniforme y es recomendada para los pastos y macetas. La tierra negra se distingue precisamente por su color (negro oscuro) y por su origen (se formó después de la descomposición de la materia orgánica) La tierra negra, por lo general, está formada de restos de hojas secas o también de los desechos orgánicos de los animales que son absorbidos como nutrientes por la tierra.

Este tipo de tierra es de gran utilidad al momento de hacer un cultivo o en la siembra de plantas. Es muy utilizada para la siembra de plantas ornamentales o también para el cultivo de plantas que sirvan para nuestra posterior alimentación. La tierra negra tiene un papel fundamental en estos cultivos porque en ella se encuentran los nutrientes necesarios que fomentan el crecimiento de flores o frutos.

Son muchos los beneficios de la tierra negra, pero podemos mencionar su capacidad natural de retener suficiente agua para el desarrollo de la planta. También sus componentes son ideales para la circulación de las raíces, de esta manera en crecimiento de la planta es óptimo y saludable.

4. Sustrato de tierra para macetas

Es ideal para follajes, flores y hortalizas porque contiene altos niveles de nutrientes. El sustrato es una de las mejores fuentes de alimentación de las plantas en vista de que tiene la capacidad de otorgarle fertilidad a la tierra, así como de proporcionar los nutrientes que necesita la planta para que su desarrollo sea el esperado. Gracias al sustrato, se pueden evitar diversos problemas con las plantas que ocasionen inconvenientes con su crecimiento.

Dentro de los tipos de sustratos, podemos destacar principalmente dos tipos: los sustratos orgánicos y los sustratos inertes. Dentro de los sustratos orgánicos, uno de los más destacados es el humus de lombriz, un tipo de sustrato que proporciona mayor fertilidad a la tierra gracias a su particular composición: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro y sodio, entre otros elementos.

Además, este sustrato es capaz de inhibir el desarrollo de hongos y bacterias que puedan afectar a las plantas. Otro de los sustratos orgánicos más conocidos es el acolchado o mulch, un tipo de sustrato que se encarga de evitar la erosión temprana y que además proporciona un conjunto de materias orgánicas a la tierra para protegerla contra las temperaturas elevadas o las bajas.

En el grupo de los sustratos inertes se encuentran la fibra de coco, perlita, grava y la arena. Este conjunto de sustratos cuenta con los componentes ideales para nutrir a las plantas, además de permitir un buen drenaje de la tierra y mantener la humedad correcta para su desarrollo.

5. Tierra de hoja

La tierra de hoja mejora la textura del suelo y permite un mejor paso de aire interno. La tierra de hoja es considerada como el “oro negro”de las plantas debido a que tiene la capacidad de aportar gran cantidad de nutrientes (micronutrientes y macronutrientes).

Notarás sus efectos porque tus plantas podrán germinar mejor, su crecimiento será mucho más rápido y su apariencia lucirá más fuerte. En el momento en que decides agregar la tierra de hoja a tus cultivos, estarás mejorando automáticamente la composición de la tierra, además de enriquecerla con diversos nutrientes.

6. Tierra orgánica

La tierra orgánica mejora la retención humedad y da mayor resistencia a la planta. Una gran ventaja es que se puede usar en todo tipo de plantas. La tierra orgánica forma parte del abono que se le debe dar a las plantas con el objetivo de que su crecimiento sea más sano.

Algunos jardineros expertos lo utilizan como relleno para el jardín porque este tipo de tierra tiene la capacidad de incrementar la cantidad de nutrientes en la tierra.

7. Tierras especiales

Las tierras especiales, por su composición, son ideales en ciertos tipos de flores como las orquídeas. Estas tierras tienen la capacidad de proporcionar los nutrientes que las plantas florales necesitan para que luzcan hermosas, con hojas frondosas y con flores de vivos colores.

¿Ya sabes qué tipo de tierra elegir? Embellecer un jardín es más que sólo sembrar unas plantas y colocar agua de vez en cuando. Si deseas plantas ornamentales sanas y fuertes hay que mirar por donde pisas, sí, las tierras son fundamentales para conseguir ese objetivo. La alimentación de una planta y la absorción de nutrientes dependerá de la calidad de la tierra que hayas comprado y en la actualidad lo único que necesitas saber es la planta que tienes para comprar el sustrato adecuado.

Tener un jardín, tierra, plantas y flores en inmejorables condiciones no es algo imposible, empieza por escoger la tierra adecuada y con la composición correcta. Después todo será más fácil: contemplar cómo tu pequeña planta crece y se hace más fuerte día a día.

Déjanos tu comentario