Categoría

Club de Jardinería

Cómo hacer macetas colgantes

 

Las macetas colgantes son una forma elegante y original de emplear el espacio y hacer de tus plantas favoritas el centro de atención. Asimismo, son una gran opción si dispones de áreas pequeños, pues te permiten decorar sin necesidad de perder superficie útil. Hoy te mostraremos paso a paso cómo fabricar las macetas que le darán nueva vida a tu hogar, pero antes, te ayudaremos a elegir el mejor diseño posible.

La suspensión propia de las macetas colgantes ayuda a sacarle muy buen provecho a los espacios reducidos. Entre los aspectos que debes considerar no solo se encuentran su factibilidad -que el cielo resista el peso, que no impidan el paso una vez instaladas- sino también el aspecto decorativo. Por ejemplo, si quieres organizar un conjunto de macetas colgantes, prueba jugar con las diferentes alturas para crear un punto focal en el aire que sea atractivo e innovador.

El diseño y color que decidas darles será determinante. Si quieres otorgarle protagonismo a la maceta puedes escoger colores vibrantes como el amarillo, el fucsia, las tonalidades de rojo y los azules eléctricos. En cambio, si prefieres que la maceta tenga un rol más funcional o de soporte, opta por colores tenues o pasteles como el beige, gris, rosa pálido o celeste. Éstos generan un descanso visual.

El tipo de planta igualmente es importante. Para disminuir posibles inconvenientes al momento de regar, te sugerimos escoger plantas que requieran poca agua y que se encuentren cómodas en ambientes calurosos, o al menos que los resistan, ya que la temperatura es más alta a mayor altura.

En espacios más sombríos, los helechos aportan vitalidad, mientras que en contextos más cálidos puedes optar por suculentas decorativas que requieren poco cuidado y crecen con facilidad. Piensa en facilitar tu día a día: pon la maceta a una altura que no te dificulte tanto regarla o cuenta al menos con sillas o pisos que te ayuden a la hora de realizar esta tarea.

Cuando estés convencido de revitalizar tu hogar y darle una oportunidad a las macetas colgantes, échale un vistazo al siguiente proyecto diseñado con materiales económicos y fáciles de conseguir. Eso sí, primero que nada debes elegir las plantas que quieres utilizar ya que el diseño debe realizarse a medida considerando las dimensiones de las plantas. No olvides tomar en consideración la zona en el que estarán las plantas, es decir, si es un lugar soleado o sombrío y qué tipo de luz recibe a lo largo del día.

Evalúa si el espacio en el que colocarás tu maceta colgante sufre los estragos del viento, pues el balanceo de la maceta puede generar destrozo y ser peligroso para los niños. Por este mismo motivo, una medida preventiva es colgar la maceta a distancia de ventanas o ventanales (puedes medir la oscilación para salir de dudas).

A continuación, en este paso a paso te mostraremos como hacer una bonita maceta colgante con una caja hecha con varas de madera dispuestas horizontalmente, sostenido por un cordón grueso que se une en una argolla superior.

Materiales:

Sigue este paso a paso:

1. Compra tus plantas favoritas

Asesórate de un experto que te ayude a determinar cuáles son las plantas indicadas para las condiciones de tu hogar, en Home Depot puedes encontrar ayuda de este tipo. Por ejemplo, pregunta sobre las dimensiones de cada una y su manera de crecer, además de su ciclo de floración. Te recomendamos usar plantas chicas y no muy pesadas, para que la maceta pueda resistir su peso sin inconvenientes.

2. Mide el macetero que usarás

Define las medidas que necesitas para elaborar la maceta colgante, sobre la madera marca los lugares donde requieres realizar los cortes. Usa una caladora para que tus cortes sean más rectos y precisos. Un buen tamaño que sirve para una gran variedad de plantas es 30x30x20.

3. Lija la madera

Recuerda que antes de aplicar pintura, sellador o barniz es esencial tener una superficie lisa, por eso es imprescindible que lijes la madera con cuidado. Al finalizar, limpia cada pieza para eliminar el polvo restante.

4. Comienza a unir las partes

Ya sea con pegamento o con clavos o tornillos, según el diseño que hayas definido previamente. Puedes ayudarte de una prensa para que no se muevan las maderas.

5. Resana los clavos o tornillos y lija la superficie

Puedes poner masilla del mismo color de la madera para ocultar las cabezas de los tornillos, y una vez seca, vuelve a lijar con papel lija fino para que todo quede limpio. Si lo deseas, pintar la maceta manualmente o con un aerosol. Si quieres emplear varios colores, es mejor efectuar este proceso antes de ensamblar la maceta.

6. Aplica sellador

Para proteger la madera de la humedad, de la lluvia o del exceso de sol aplica una capa de sellador, especialmente si la maceta colgante va a ser destinada a un lugar en el exterior o que esté constantemente expuesto a elementos naturales.

7. Usa un cordón de plástico para colgar tus macetas

Te recomendamos emplear un cordón de plástico para colgar tus macetas en el techo, los puedes encontrar de varios colores llamativos. El objetivo es que combine con la maceta y con la habitación donde se encontrará. Si te quieres poner creativo puedes trenzar dos tipos de cordones de colores para darle un efecto más alegre.

Para poder definir de manera correcta la distancia entre el techo y la maceta, toma un hilo con cinta adhesiva en un extremo y pégalo al techo donde eventualmente quieres colgar la maceta. A continuación, corta el hilo hasta la altura deseada. Este te servirá de modelo para definir el largo del cordón.

En una superficie plana, apoya la caja y la argolla. La argolla puede ser de madera o de otro tipo de material resistente. Haz un nudo inicial en la argolla y luego lleva el cordón hasta una de las esquinas de la maceta. Pasa el cordón por debajo y luego vuelve a llevarlo hasta la argolla, dándole el alto que necesites. Repite el mismo paso por las cuatro esquinas y acaba con un nudo en la argolla. Antes de colgar, prueba el equilibrio y ajusta según sea necesario para que no se cargue sobre un lado u otro.

8. Asegúrate de cuidar tu techo

Finalmente, antes de taladrar el techo, fíjate de que material está hecho. Dependiendo de si es yeso, madera o concreto, deberás escoger la fijación precisa. Para colgar tus macetas tendrás que usar tensores y ganchos.  Primero debes marcar el punto donde quieres colgar la maceta con un lápiz, luego atornillar con un taladro y fijar el anclaje.

Fabricar macetas colgantes es sencillo, pero como ves, es fundamental tener una idea clara de cómo quieres que se vean tus plantas. De igual forma, hay que considerar el estilo de la habitación en que las dispondrás y equilibrar la decoración tanto en el nivel superior, donde estarán las macetas colgantes, como en el inferior. Busca un diseño que te resulte placentero y del que luego te puedas enorgullecer. Como ya la sabes, tu casa es un reflejo de tu estilo y personalidad.

 

 

 

Déjanos tu comentario