Categoría

Club de Jardinería

Cómo escoger la motosierra correcta

Al principio, una motosierra puede parecer un poco amenazante para los que nunca han empleado herramientas de este tipo, sin embargo, la variedad de usos para los que se presta puede hacer que se convierta en nuestra nueva mejor amiga.

La motosierra es una herramienta que es útil para podar, cortar leña y talar árboles. Su estructura consiste en un motor que mueve una cadena que a su vez une dientes de sierra. Esta cadena se encuentra sobre una barra, también llamada “espada”. Pueden destinarse a distintas labores, como el trabajo en bosques, el paisajismo o labores sencillas de jardín.

Las motosierras se diferencian entre sí por el tipo alimentación que usan para trabajar: eléctrica, de batería o de gasolina. Así también, las motosierras pueden tener empuñadura frontal, diseñadas para trabajar en un árbol o cortando ramas bajas, o una empuñadura trasera, suelen ser más versátiles y fáciles de controlar. Dentro de las variables a considerar antes de elegir una motosierra se encuentran el tipo de madera que se desee cortar, la frecuencia de uso que se le vaya a dar a la máquina y el peso que se prefiere manejar.

Como ya hemos dicho, las motosierras pueden ser eléctricas, usar batería o emplear gasolina. ¿Qué implica cada una de estas variantes? Para entenderlo, analizaremos las características de cada una:

  • Motosierras eléctricas: son más livianas y no generan mucho ruido, además de ser fáciles de usar y de no contaminan. Suelen tener potencia de 1,600 hasta 2,200 watts. Requieren ser mantenidas llenando el depósito de aceite de engrase de la cadena y deben ser limpiadas tras su uso, además de que se deben afilar periódicamente. Es recomendable utilizarlas con alargador para obtener mayor movilidad. Con una longitud de espada de 35 a 40 cm, son ideales para trabajar maderas blandas de máximo 20 cm de diámetro. Se ocupan en labores que requieren menor potencia, típicamente en el ámbito hogareño.
  • Motosierras con batería de litio: son fáciles de manejar y con mayor movilidad que las eléctricas (hasta que se agota la batería, motivo por el cual siempre es recomendable llevar una batería de repuesto). Tienen una potencia de 18 a 36 volts. En términos de mantenimiento, son similares a las eléctricas. Se usan para el corte de maderas blandas como la de los pinos y cedros, con hasta 15 cm de diámetro, y para podar en altura (si es que no pesan más de 3 kilogramos).
  • Motosierras de gasolina: son las más potentes del mercado, pero requieren mayores esfuerzos de mantenimiento pues deben engrasarse periódicamente. Se caracterizan por contar con un motor de dos tiempos de entre 33 y 50 cm3 que emplea una mezcla de aceite y gasolina, lo que hace que emitan olor a quemado. Su sistema de arranque es con cordel. Son más pesadas que las eléctricas (van desde los 4 a los 6 kilogramos en promedio), pero tienen buena movilidad. Se ocupan en trabajos más duros, por ejemplo, para cortar maderas gruesas y duras, y están indicadas para realizar trabajos diarios intensivos, como las podas de setos y plantaciones. A considerar: el ruido que generan puede resultar poco amable para los vecinos.

Además de lo anterior, es posible encontrar motosierras con mando extensible para realizar trabajos en alturas (3 o 4 metros) para así no verse en la obligación de usar una escalera.

Entre otras características a considerar al escoger una motosierra, no hay que olvidar los siguientes atributos que facilitan la tarea:

  • Potencia: para los que prefieren motosierras polivalentes, 30 o 40 centímetros cúbicos serán suficientes. Los trabajos más intensivos pueden requerir 40 a 60 centímetros cúbicos, mientras que los leñadores profesionales emplean desde 60 en adelante.
  • Arranque electrónico fácil para evitar tirones de cuerda.
  • Tamaño de la espada, pues a mayor tamaño, mayor alcance, corte y velocidad. En general se estima que la longitud debe ser de una o dos pulgadas más que los diámetros que cortaremos el 80%del tiempo. Sin embargo, es preciso observar que cada motosierra tiene una longitud de espada y cadena pertinente a su potencia, por lo que intentar modificar el largo de un mismo modelo puede disminuir el rendimiento, desequilibrarla. En este sentido, es importante entender que el largo y peso de la espada debe resultarnos cómodo y útil para las labores que queremos llevar a cabo.
  • Tensor de la cadena: minimiza la labor de mantenimiento, pues no es necesario desmontar la cadena para tensarla.
  • Sistema de filtrado de aire que cuente con una entrada de aire grande que permita refrigerar. Se recomiendan las que tienen también filtro de cartucho o de felpa, pues evitan la entrada de suciedad.
  • Ergonomía: siempre es necesario poner atención a cuán grato nos resulta el manejo del mando y que el agarre sea firme, tanto para evitar accidentes como para hacer el trabajo más llevadero.

Otros atributos adicionales que benefician al usuario son las guardas de seguridad, que protegen la cadena cuando no está en uso, el sistema antivibratorio y el de lubricación automática. Además, normalmente las motosierras incluyen accesorios adicionales (como estuche, cadena extra, aceite) y garantía.

Entonces, ¿cuál es la motosierra que te conviene para tu próximo proyecto? Si tienes un jardín amplio y necesitas realizar trabajos de mantenimiento, podar árboles con ramas gruesas o cortar leña, una motosierra de gasolina es la opción correcta. Esta debe ser la primera opción cuando se trata de trabajos más pesados o de mayor envergadura, como los que corresponden al rubro agrícola, fruticultor o silvicultor. Si por el contrario necesitas meramente una herramienta que aliviane un trabajo menor, como podar ramas y troncos, la alternativa adecuada es una motosierra eléctrica.

Las posibilidades para entretenerse en el jardín dependen de ti y de cuán creativo te pongas. Si te interesa por ahora mantener el jardín a punto y orientarte a labores más prácticas, es preciso sistematizar las podas. Antes de tomar la motosierra y ponerte a trabajar es importante detenerse y planear el estilo de jardín que prefieres -desde lo muy limpio hasta la belleza del estilo “salvaje”- y evaluar cuánto tiempo estás dispuesto a destinarle de manera periódica. Para sacar provecho de la madera sobrante, siempre será buena idea transformarla en leña o incluso reusarla a otros proyectos.

Para los que se entusiasman y comienzan a sentirse aventureros, un proyecto sencillo y que requiere poco tiempo es diseñar y construir maceteros de madera que sin duda ayudan a hermosear el jardín a bajo costo. Aquellos que ya tengan un manejo más preciso de las herramientas pueden buscar diseños de bancos o banquetas de exterior: desde reposeras hechas con leños hasta bancas Leopold, atractivas por su sencillez y apariencia rústica. Y, ¿por qué no construir senderos hechos a partir de leños? La sensación final es muy cálida, pues los distintos matices de la madera agregan variedad y color a lo que naturalmente resulta más plano. Por otra parte, los sets de terraza elaborados a partir de pallets se han vuelto populares los últimos años pues van de la mano de la tendencia de volver a lo natural y reutilizar las materias primas. Los que se atrevan a ir incluso un paso más allá y quieran incorporar la tibieza de la madera al interior de su hogar pueden atreverse a diseñar respaldos de cama y veladores.

Ya sabes, entonces: no olvides que la motosierra perfecta es aquella que se ajusta mejor a las necesidades de tu proyecto.

Déjanos tu comentario